El EuroGranada asalta el Valhalla en Budapest

El equipo de Diego Martínez sufrió lo impensable para pasar la eliminatoria contra el Molde en Budapest.
0
120
Soldado (autor del 1-1) celebrando el tanto con el resto de jugadores del Granada CF. Imagen obtenida del perfil de Twitter de @UEFACom_es.

Cuenta la leyenda de la mitología nórdica que existían un paraíso sólo pensado para los dioses. El EuroGranada, un equipo de leyenda, asaltó ese paraíso divino, el Valhalla, aunque por la pandemia este se encontrara momentáneamente en Budapest. Los de Diego Martínez sufrieron lo impensable para poder superar al Molde, que a pesar de tener la eliminatoria cuesta arriba, vendió muy cara su piel. Los rojiblancos esperan rival de cuartos en el sorteo del viernes 19 de marzo.

El Granada CF llegaba con la ventaja de 2-0, cosechada en el partido de ida en Los Cármenes, y con las buenas sensaciones después de ganar a la Real Sociedad en liga. Los nazaríes necesitaban anotar un gol para evitar sufrimientos y sentenciar la eliminatoria por el valor de los goles en campo contrario.

Por su parte, el Molde, siendo consciente de la dificultad de remontar la eliminatoria, llegada al partido de Budapest con la ilusión de intentar dar la campanada ante una de las sorpresas del torneo.

El partido empezó más de cara para los españoles, que empezaron el encuentro con la sensación de ser ellos quienes tenían que remontar la eliminatoria. Kenedy, como si de Pelé se tratase, se encargó de meter el miedo en el cuerpo a los noruegos. Estos, lejos de amedrentarse, sacaron todo su orgullo vikingo para tener opciones.

Kenedy seguía jugando a su antojo. Inspirado y con una confianza extrema, lanzó disparos largos sobre la portería de Linde, que no se alejaban por mucho. Cuando mejor estaba el Granada sobre el césped del Puskás Arena, el Molde iba a dar un golpe que haría temblar la eliminatoria.

Andersen apuró línea de fondo, se internó en la zona defensiva del Granada y soltó un centro sobre el área nazarí. Vallejo, en un intento de despeje poco ortodoxo y con una ejecución desastrosa, acabó introduciéndose el balón en su propia portería (1-0). Los nazaríes, que no habían visto peligrar su presencia en cuartos, el vieron las orejas al lobo vikingo.

El gol dio esperanzas al Molde, que se vino arriba intentando encontrar la igualada de la eliminatoria. Sin embargo, la artillería noruega, en botas de Hestad, se encontraría bajo los palos con Rui Silva. El portero luso fue prácticamente infranqueable durante el todo el partido y mantuvo con vida a su equipo en todo momento.

Tras el descanso, el partido cambió de forma radical. Los noruegos salieron como auténticos vikingos con el cuchillo entre los dientes dispuestos a igualar la eliminatoria, y no estuvieron lejos de hacerlo.

Los pupilos de Erling Moe se abalanzaron sobre el área del Granada mediante centros laterales. Tras perder la posesión, el Molde planteó una presión intensa que impedía la conducción y posesión de los jugadores granadinistas y que impidió el ejercicio de sus jugones.

A base de disparos y cabezazos, los escandinavos rozaban la épica, pero Rui Silva no se amedrentó y blocaba todas las intentonas de los locales. La muralla lusa, a base de blocajes sin ceder segundas oportunidades, mantenía viva al Granada.

La entrada de Fofana al campo por Sigurdarson, cambió la forma de atacar de los locales. Con un delantero más rápido y móvil, empezaron a buscar jugar a los espacios. Precisamente en una de esas jugadas llegó la oportunidad más clara del Molde para igualar la eliminatoria.

Fofana, tras una larga conducción, se plantó ante Rui Silva. El futbolista africano disparó fuerte y bajo contra la portería nazarí. El cancerbero portugués, con el cuerpo y achicando espacios, salvaba a su equipo cuando peor lo estaba pasando en el partido.

Precisamente, cuando mejor estaba el Molde sobre el verde, tuvo el Granada la oportunidad de matar la eliminatoria. Primero sería Yangel Herrera, tras una falta votada por Montoro, quién se encontraría con el paradón de Linde. El centrocampista venezolano enganchó un balón al palo corto, al que el portero sueco respondió con una estirada plena de reflejos y muy efectiva. A la siguiente oportunidad, los visitantes no iban a perdonar.

Tras un córner botado por el Granada, el balón parecía acabar en una contra para el Molde. Vallejo se lanzó como un jabato y, pleno de convicción en la pelea por el balón, sirvió el esférico a banda. El cuero fue recogido por Herrera que, libre de marca, puso un balón al corazón del área. Soldado, el comandante más protagonista en los momentos importantes, cabeceó la bola, puso el balón en la mayas e hizo explotar en éxtasis al granadinismo (1-1). Si los nazaríes fueron capaces de empuñar el martillo de Thor en la ida y desatar la caja de los truenos, tras el gol de Soldado amenazaban con robar el trono al mismísimo Odín.

El zarpazo definitivo del Granada a la eliminatoria dejó noqueado al Molde, que,  aunque había recibido una estocada certera y letal al corazón, siguió peleando hasta el último segundo. Tal fue así que, tras un derribo torpe de Eteki dentro del área, el colegiado señaló penalti. Hestad mandó el balón a la red y dio a los noruegos el premio de ganar el partido, cosa que merecieron (2-1). A pesar de la intrascendencia del gol, los noruegos se merecieron todos y cada uno de los elogios por no rendirse y pelear hasta el final.

Aún quedaban emociones fuertes y, tras un contragolpe, Kenedy reventó el larguero desde la larga distancia. El extremo brasileño, que había estrenado paternidad recientemente, se marchó sin gol de un partido donde lo mereció más que ninguno por su actuación.

Con el pitido final, el Granada se elevó hasta los cielos, consumando la conquista del Valhalla en Budapest, y amenazando con conquistar el trono de los dioses del viejo continente. Sí señoras y señores, un simple grupo de mortales se erigió como un autentico equipo de leyenda.

Ficha Téncia:

  • Molde FK: Linde, Pedersen, Bjonbak, Gregersen (Sinyan 46′), Risa (Haugen 77′), Aursners, Breivik (Hussain 82′), Hestad, Eikem, Andersen (Knudtzon 77′), Sigurdarson (Fofana 63′).

 

  • Granada CF: Rui Silva, Vallejo (Nehuén Pérez 83′), Duarte, Germán, Víctor Díaz, Gonalons (Eteki 76′), Montoro (Machís 83′), Herrera, Puertas, Kenedy, Molina (Soldado 64′).

 

  • Goles: 1 – 0 (Vallejo PP 29′), 1 – 1 (Soldado 72′), 2 – 1 (Hestad 90′).