Días de barra: Mariscos Emilio

Comenzaron como vendedores ambulantes de marisco y se han convertido en un nombre de referencia en Sevilla
0
218

Pocos sitios existen tan representativos de la Sevilla “de toda la vida” como la cervecería Mariscos Emilio. En este establecimiento, ubicado en los alrededores de la emblemática Plaza de Cuba, el buen gusto por la gastronomía, en especial la del mar, se mantiene intacta a pesar del paso de los años .

Al entrar uno se encuentra con una de esas barras con ambiente. Se puede disfrutar  escuchando el vaivén de los camareros y el cante de las comandas. Aunque si el cliente es más de mantel, también puede optar por el comedor del que disponen. La terraza, en una ciudad dónde el tiempo acompaña habitualmente, es otra opción a tener en cuenta, más en estos tiempos de Covid donde se rehusa más a los interiores.

Barra de Mariscos Emilio

Su plato estrella como acompañante de todo es la ensaladilla de gambas, de las preferidas por los sevillanos  y catalogada como una de las mejores de la ciudad. Pero aparte de este plato imprescindible en la visita, en este bar se sirven desde variadas tapas de productos del mar, hasta los más frescos y selectos mariscos de su cocedero. Su vitrina está expuesta a los viandantes y se convierte en un reclamo para los clientes indecisos.

La carta de Mariscos Emilio es variada, aparte del ya citado marisco el cliente puede encontrar diversas tapas para elegir. En este periódico se han probado varias de ellas y todas han tenida buena aceptación. Esto convierte al local en un restaurante donde se sirven productos exclusivos, pero que también es una opción para tapear de una manera mas económica.

Las criticas que se pueden ver en internet acerca del establecimiento vienen todas relacionadas con el servicio. En cuanto a la experiencia en este diario podríamos catalogarla como “sin más”. No es quizás su punto más fuerte pero en ningún momento existió una situación desagradable.

Para los días de fin de semana es recomendable reservar, sobretodo si esperas estar en la terraza. La acumulación de gente puede provocar que esperes bastante hasta que tengas una mesa, en mas de una ocasión se pueden ver  clientes que se marchan cansados de la demora.

Para los amantes del dulce, lo mas recomendable para acabar su visita es el tocino de cielo de la casa. Es el postre más alabado por los clientes y del que mas se habla en las reseñas de internet.

En definitiva habría que catalogar a Mariscos Emilio como una buena alternativa a la hora de comer. Una cervecería que lleva años atendiendo a sus clientes y uno de esos locales que hay que apoyar en estos malos momentos para la hostelería.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetasgastronomía