Opinión: COP 27, ¿alguien espera algo diferente?

La presidencia egipcia preparada para afrontar esta vigésima séptima cumbre del clima
Arranca la COP 27 en Egipto: FOTO: LA INFORMACIÓN

Este año es el turno de África de albergar el evento. La COP27, la última extravagancia climática anual de las Naciones Unidas, se está llevando a cabo según lo programado en Egipto, en un balneario del Mar Rojo famoso por sus cálidos mares azules y arrecifes de coral. El año pasado fue en Glasgow. El año que viene se llevará a cabo en (redoble de tambores, por favor)… ¡Dubai!

Dos semanas de conferencias en un país, por cierto no muy democrático, en el cual la situación de los derechos y en particular los derechos a libertad de expresión sufren restricciones por parte del gobierno. Aunque por otra parte, es estupendo resaltar el liderazgo de África en la lucha contra el cambio climático.

A lo largo de los años, la interminable gira mundial de la COP ha viajado por todas partes. Se supone que cada evento nos ayudará a mover la aguja en el cambio climático. Pero, ¿qué es exactamente lo que logran todas estas reuniones?, ¿realmente valen la pena todo este tiempo y esfuerzo?

Estas cumbres anuales generan mucho interés -también dinero-, atraen a decenas de miles de participantes mientras que los ciudadanos protestan en las calles. La ciencia nos advierte de que a pesar de todas las reuniones realizadas, que duran ya más de un cuarto de siglo, todavía estamos en un camino peligroso. Y aquí me pregunto. Después de 26 cumbres y esta en las que participan cerca de casi 200 países, ¿hay garantía de que los gobiernos y las partes interesadas cumplan sus compromisos?, ¿estamos a tiempo?

Esta cumbre genera muchas preguntas.

Todos estos argumentos pueden ser o no creíbles, pero a pesar de todas sus debilidades y defectos, tampoco dejan de ser importantes. Sobre todo para los jóvenes, que abogan por la visión de un futuro justo y que no deja a nadie atrás, porque en un tiempo no muy lejano será esta generación la que lidie en las cumbres venideras.