El Cádiz cede dos puntos ante un UCAM batallador

0
414

Un tiempo para cada uno. Cádiz y UCAM, que llegaban a esta undécima jornada tras cuatro partidos consecutivos sin conocer la victoria tendrán que esperar, al menos una semana, para sumar por fin de nuevo tres puntos de una tacada. El equipo amarillo dominó con claridad la primera parte, en la que para los propios jugadores se desplegó "el mejor fútbol de la temporada", como decía José Mari al final del partido. Sin embargo, tras el descanso el panorama cambió: los locales se encerraron en su campo y fueron los universitarios los que comenzaron a acumular ocasiones de gol.

Fueron los amarillos los que llevaron la batuta del choque en los primeros minutos de partido. Abdullah y José Mari movían con solvencia el balón en el centro del campo y el equipo se asentaba en el verde. Fruto de esa comodidad llegó el primer gol del partido: Carlos Calvo centra un córner al segundo palo buscando el desmarque de Aridane, que se aprovecha del fallo de la zaga universitaria para rematar picado y estrenar el marcador en Carranza.

Eran los mejores minutos de la temporada en el equipo de Álvaro Cervera. Brian Oliván estaba causando estragos en la banda de Tekio y en una de esas jugadas subió el balón para entregárselo en la media luna a Rubén Cruz, que veía el desmarque de Santamaría y pisaba el cuero hacia atrás para que el ariete vasco, que suplía al sancionado Ortuño, pusiera el 2-0 para el Cádiz al cuarto de hora de partido. El UCAM estaba en la misma tesitura que la jornada anterior, cuando el Reus se puso 0-2 en el 15'.

Pero la tarde se fue nublando en Cádiz y con ello el juego del equipo amarillo. Para colmo, en la primera mitad Brian Oliván se lesionaba en una carrera para cortar un pase en largo. Cervera improvisaba a Servando en el lateral, posición que el isleño ya ocupó en el play-off de ascenso la pasada temporada. Sin embargo, el ecuatoguineano decidió colocar al 3 cadista en la banda derecha, desplazando a Javi Carpio a la izquierda.

El Cádiz acumulaba llegadas y jugadores en campo contrario. Abdullah y Santamaría lo probaron con varios disparos desde fuera del área, pero salieron desviados. A la llegada del descanso, Cifuentes apenas había intervenido en el área local.

Sin embargo, en la segunda mitad el equipo de Cervera se resquebrajó. Encerrados en su campo y tras introducir a Abel Gómez por un mermado Abdullah, que estaba cuajando una actuación brillante. El centrocampista sevillano no rascó bola y apenas inquietó en las posesiones universitarias, que se instalaban en campo contrario. El entrenador amarillo volvía a mover el banquillo para meter a Nico Hidalgo por Gorka Santamaría, que tenía molestias en el abductor. 

Los remates a la portería amarilla eran constantes. A falta de diez minutos para el final, Jesús Imaz aprovechaba un despeje de Sankaré para batir a Cifuentes con un disparo de volea al palo largo. El UCAM se ponía a un solo gol y los nervios en la grada se calentaron al punto de no importar la incesante lluvia que caía sobre la Tacita de Plata. Además, el partido se terminaba de poner de cara para los de José María Salmerón cuando en el minuto 85 Carlos Calvo hacía una fea entrada sobre Juanma, que recién había ingresado al terreno de juego. El extremo madrileño, que acabó jugando de mediapunta, envocaba el túnel de vestuarios antes de tiempo y dejaba a su equipo en una situación crítica.

Y sucedió. En la última jugada del partido, Tekio centraba un balón al área que se convertía en una acción muy embarullada con dos fallos de Cifuentes y una pobre actuación de Sankaré. De todo ello se aprovechaba Juanma, que golpeaba el balón como podía para anotar el tanto del empate haciendo inútil la llegada de Carpio, que se había puesto bajo palos para tapar el hueco dejado por el portero.

Cádiz y UCAM continúan, por tanto, sin sumar una victoria. Los amarillos continúan en descenso empatados con otros tres equipos, mientras que los murcianos respiran una semana más en la 16ª plaza.