Crítica: ‘Alguien tiene que morir’ más que suspense, suspenso

Netflix estrena la nueva miniserie de Manolo Caro, producción española de dos horas y media de duración. El responsable del éxito de 'La Casa de las Flores' reúne a un elenco de rostros conocidos, destacando el papel de Ester Expósito, Alejandro Speitzer, Carmen Maura o Cecilia Suárez
0
380
'Alguien tiene que morir', nueva miniserie de Manolo Caro

16 de octubre en Netflix. Alguien tiene que morir contaba con todos los ingredientes para convertirse en el nuevo éxito de Manolo Caro, creador también de La casa de las flores. No obstante, lo que se vendió como un atrapante thriller, ha terminado  en un culebrón ambientado en una España de los años cincuenta, previsible desde el primer momento y con un final apresurado para el espectador.

La trama de esta miniserie que cuenta con tres episodios desencadena con el regreso de un joven a su hogar, después de haber pasado una década en México. Gabino (Alejandro Speitzer) se vio obligado a marcharse tras ver algo lo suficiente tráfico en un infancia como para tomar esa decisión. Diez años después, su modo de interpretar la vida sigue sin coincidir con el de su familia, a excepción de su madre, su máximo apoyo. Como si fuera poco, el hecho de haber regresado acompañado de un íntimo amigo suyo no podrá fácil las cosas. Él se llama Lázaro, joven bailarín mexicano con una personalidad de lo más chocante para la familia Falcón.

Los desacuerdos constantes terminan convirtiendo la convivencia familiar en un verdadero infierno. Sobre todo para el pequeño de los Falcón. Ahí es cuando aparece Cayetana Aldama, prometida de Gabino impuesta por su abuela  y padre, quien tiene un puesto de responsabilidad dentro de la dictadura. El futuro de Gabino ya estaba escrito. Pero él, inundado de deseos reprimidos y confusiones se niega a aceptarlo.

Cierto es que la nueva obra de Manolo Caro plasma la realidad de un país franquista en el seno de los años cincuenta. Uno de los fines primordiales es mostrar el apoyo a la comunidad homosexual, reviviendo uno de las peores épocas por las que tuvo que pasar. Una estética bien cuidada, un correcto vestuario y un reparto de lo más llamativo han permitido cumplir con el objetivo del creador.

La nueva miniserie de Netflix ha contado con duras críticas, debidas a sus continuos choques y a un final que parece haber sido escrito en tres minutos. Sin embargo, el reparto de demostrada solvencia ha permitido mejorar su aceptación. Una mezcla de lo más atractiva, donde la veteranía de unos contrasta con la influencia de otros para las nuevas generaciones. El responsable del éxito de La Casa de las Flores ha sabido reunir a actores y actrices mexicanos y españoles, obteniendo como resultado un elenco estelar.