Leslie: la tormenta que hace historia

0
501

Desde la entrada del puente del Pilar, España ha estado en alerta por la aproximación del huracán Leslie, el cual llegaría a tocar tierra en forma de tormenta tropical. Las difíciles circustancias en las que llegaba el fenómeno meteorológico ha hecho muy complicado determinar los efectos, y sobre todo, la dirección de la tormenta. Según comenta Juan Jesús González, doctor en físicas y experto en ciclones en el portal digital tiempo.com, "es un fenómeno muy anómalo y podría se la primera tormenta tropical en tocar tierra en Europa". En un primer momento, todo parecía indicar que se dirigiría a las Islas Canarias, lo que puso en alerta a los isleños que recordaban lo ocurrido en el año 2005 con la tormenta Delta, que dejó en las islas una cifra de siete fallecidos.

                                                Imágenes Tormenta Delta I Año 2005

 

Finalmente, los avisos en las Islas Canarias se suspendieron, y la tormenta tomaba rumbo, en un principio, hacía las costas de Cádiz y Huelva. Aunque, esta predicción no estaría mucho tiempo vigente, ya que a última hora de la tarde del sábado se confirmó que si no había cambios demasiado bruscos e imprevisibles, Leslie se dirgiriría dirección Lisboa. De forma que el día 14 de septiembre, el Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera (IPMA), puso en alerta roja a más del 70 por ciento de la población lusa (13 de los 18 distritos).

                              Imagen en directo zonas costeras oeste peninsular I Youtube

El paso de Leslie por Portugal ha dejado una persona fallecida, destrozos materiales incalculables y más de 300.000 personas sin luz durante el tiempo que la tormetna tropical estuvo en territorio luso. La Autoridad Nacional de Protección Civil de Portugal (ANPC) ha establecido en 28 el número total de heridos por las circustancias climatológicas. A lo que hay que sumar las rachas de viento que superaban los 170 kilómetros por hora, según ha informado el Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera (IPMA).

Los últimos coletazos de la tormenta tropical, aún intensos, han tocado tierra española a la altura del Cáceres y Zamora. La AEMET alertó de rachas de viento que podían superar los 100 kilómetros por hora, además de lluvias y tormentas en el centro y norte peninsular, aunque la alerta era naranja y los destrozos mucho menores que los ocurridos en el país vecino. Ahora, los últimos restos de la tormeta se dirigen hacía el sur de Francia con considerable fuerza.