La Reina Doña Letizia y la Hermandad de Pasión

0
264

La vinculación de la Casa Real con la Hermandad de Pasión de Sevilla nace en 1849, en la época de los Montpensier, cuando Don Antonio de Orleans y Doña María Luisa Fernanda de Borbón (dueños del Palacio de San Telmo), fueron recibidos como hermanos. Además, es tal la vinculación que, en la cripta de la capilla sacramental de El Salvador están enterrados miembros de la Casa Borbón-Orleans. 

 

Doña María de las Mercedes, madre de Don Juan Carlos, por ejemplo, fue camarera de honor de la Virgen de la Merced y su traje de novia fue donado a la hermandad. Al igual que años siguientes ocurriría con la Infanta Elena, quién donó su ramo de novia a dicha corporación y hoy en día se conserva junto al tesorero de la archicofradía. El Rey Felipe VI y las intantas Elena y Crisitna son también hermanos desde su bautizo. Es por ello que esta unión o vinculación es tradicionalmente histórica. 

 

Esta semana, la corporación ha recibido una carta con el escudo de Su Majestad fechada en La Zarzuela el 26 de enero de 2015, en la que se comunicaba que Doña Letizia aceptaba el ofrecimiento de la hermandad sevillana, respuesta que dicha hermandad ansiaba obtener: 

 

"Su Majestad la Reina ha tenido a bien aceptar el nombramiento de hermana mayor honoraria de la Archicofradía del Santo Sacramento y Pontificia y Real de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y Nuestra Madre y Señora de la Merced".

 

El tradicional juramento de las reglas tendrá lugar en la iglesia más grande de Sevilla, la iglesia de El Salvador, donde se ubica la sede de esta hermandad. La fecha de este acontecimiento está a la espera de que se concrete por parte de la Monarca.