El Granada paga caro su pacto con el diablo

El conjunto de Diego Martínez jugó un partido muy serio, que acabó decidiéndose en los dos únicos errores del conjunto nazarí
0
128
Soldado cae ante uno de los defensas del equipo de Manchester. Imagen obtenida de www.GranadaCF.es

El Granada CF cayó ante el Manchester United en Los Cármenes haciendo pagar caro su pacto con el diablo. Los Red Devils, como se conoce al equipo mancunian, castigaron a los rojiblancos en los sus dos únicos errores del partido. Rashford y Bruno Fernandes pusieron los goles que manifestaron el castigo excesivo para los españoles y que merecieron algo más.

Era un día histórico en Granada. El equipo, en su primera participación en la UEFA Europa League, jugaba la ida de cuartos de final. Ante los nazaríes, nada más y nada menos que el Manchester United, uno de esos trasatlánticos mundiales en reconstrucción. La ciudad era consciente de la altura de la cita a la que se enfrentaba su equipo, por lo que se engalanó para la ocasión. Balcones llenos de banderas y bufandas. Algunos edificios y lugares emblemáticos decorados con los colores rojiblancos. Y los autobuses urbanos, vestidos de gala, apuntando en una única dirección, la machada contra el mismísimo diablo.

El equipo de Diego Martínez tenía clara la estrategia para hacer daño a la escuadra de Ole Gunnar Solskjaer, dar la posesión a los visitantes y minimizar los espacios. Por si fuera poco, los locales venían sumidos en una mala dinámica en Liga que les dejaba con serias dudas.

El partido comenzó con el Granada poniendo en marcha su plan.

El United manejaba la posesión y el Granada juntaba líneas. A los ingleses les costaba circular y Bruno Fernandes, jugador más peligroso del los visitantes, recibía lejos del área sin posibilidad de crear peligro. Mientras los ingleses llegaban a cuenta gotas y sin excesivo peligro, los nazaríes esperaban robos rápidos para salir con contras fulgurantes. Sin embargo, los locales no estaban acertados de tres cuartos de campo en adelante. Decisiones demasiado precipitadas y disparos tímidos.

El partido atufaba a cero a cero al descanso, pero tras una jugada de ataque nazarí, el United iba a castigar uno de los únicos errores del Granada en el partido. De Gea sirvió un saque rápido tras fuera de juego de uno de los atacantes locales. El balón llegó a Lindelof, que vio a la zaga del Granada rearmándose y aprovechó para servir un balón en largo. Rashford olió la sangre, metió la sexta marcha y con un control magistral, penalizó el fallo de marca de Domingos Duarte. El delantero inglés se plantó en el área local, haciendo bueno el pase, y definió ante la salida de Rui Silva (0-1). El United, un equipo más similar a una constelación de estrellas que a un equipo de fútbol, sólo necesitó una para marcar. Esto es fútbol y al final la efectividad de los jugadores diferenciales se puede acabar imponiendo.

Al Granada, ese equipo que desafía lo imposible y se crece ante las adversidades, no se amedrentó y se lanzó a competir por el encuentro. Siguiendo el mismo plan de juego, haciendo un partido serio y con Herrera multiplicándose por el campo, el United no terminaba de carburar. Sin embargo, el Granada tampoco era capaz de hacerlo en ataque. Los de Diego Martínez intensificaron sus acercamientos al área, pero, un palo primero a un centro envenenado de Herrera, y De Gea blocando la volea de Kenedy después, impedían al Granada sacar premio.

El descanso y el plan de partido no varió en la reanudación ni durante la segunda parte. El Granada seguían sin dejar jugar al United y el United tampoco se oponía a defenderse con el balón ante la incapacidad del Granada de hacer daño tras pérdida. Ambos, jugando cada uno a lo suyo, consiguieron anularse.

Las jugadas ofensivas de los rojiblancos y los disparos a puerta continuaban sucediéndose, y con la entrada de Machís al campo, el equipo puso una marcha más con el objetivo de alcanzar el gol. Sin embargo, un De Gea más seguro que nunca, dejaba a los delanteros nazaríes sin la opción de jugar segundas oportunidades. La excepción llegó en una internada de Neva, convertido en extremo y, que tras toque de uno de los centrales macunians, se marchó a escasos metros de la portería del cancerbero madrileño. El lateral gaditano, que volvía tras lesión, fue un seguro atrás y sus desdobles por banda hicieron crear superioridad a su equipo.

Los minutos pasaban, y según avanzaba el cronómetro, más conforme se veía el Manchester con el resultado. El Granada se volcaba poco a poco más al ataque, pero sin descuidar sus espaldas. A los locales tampoco les desagradaba el resultado. Por si fueran pocas las malas noticias con el resultado, Domingos Duarte, en un intento de cortar un balón a Fernandes, hacía una falta en la que se acabó lesionando y pidiendo el cambio. El mejor efectivo defensivo de los nazaríes se perdería la vuelta, bien por amonestación o bien por lesión.

Cuando todo parecía sentenciado para decidirse en Old Traford, la entrada de Eteki en e partido cambió el devenir del encuentro. A los dos minutos de entrar, el futbolista camerunés hizo un absurdo e infantil penalti, aunque también riguroso, al pegar un manotazo involuntario a Fernandes en la cara. El enésimo penalti inexplicable del jugador nazarí que, pegándose un tiro en el pie, podía sentenciar a su equipo en el partido y la eliminatoria.

Bruno Fernandes, el propio jugador sobre el que cometieron la pena máxima, iba a ser el encargado de tirarlo. El disparo fue raso y flojo al palo derecho. Rui Silva se lanzó hacía el mismo lado y, cuando parecía que quedaba un halo de esperanza cuando el cancerbero luso tocó el balón, el esférico acabó encontrando el hueco y alojándose en las redes de la portería (0 – 2). El Granada, que había hecho un partido digno y serio, compitiendo de tú a tú a todo un United, veía como el sueño se le escaba entre los dedos por otro error infantil de Eteki.

Los nazaríes, a pesar de haber mirado a los ojos al mismísimo diablo (el conjunto favorito para coronarse en esta edición), recibía un castigo excesivo que le obligará a morir en Old Traford. En el ‘Teatro de los Sueños’ el Granada soñará con hacer el milagro de la remontada. Como dijeron los jugadores locales al acabar, todo es posible con el Granada.

Ficha Técnica:

  • Granada CF: Rui Silva, Víctor Díaz, Duarte (Germán 54′), Vallejo, Neva (Foulquier 74′), Gonalons (Eteki 86′), Montoro, Herrera, Puertas, Soldado (Luís Suárez 86′), Kenedy (Machís 75′).
  • Manchester United: De Gea, Wan-Bissaka, Lindelof, Maguire, Shaw (Telles 42′), Pogba (Matic 74′), McTominay, James, Fernandes, Rashford (Cavani 66′), Greenwood (Van de Beek 85′).