Erasmus en pandemia: una experiencia marcada por confinamientos y toques de queda

Los alumnos exprimen el día a día incluso más que otros años
0
39

Los estudiantes que han decidido volar hasta España para disfrutar de la beca Erasmus+ durante este curso afrontan la situación de manera atípica con respecto a años anteriores. 

Hace dos años, Europa Press publicaba un estudio de datos en el cual confirmaba que España era el tercer país de Europa que más universitarios enviaba al exterior y recibía, con 40.226 movilidades en el año académico 2017-2018.

Este año, sin embargo, los números han bajado. Desde el SEPIE se estimó una reducción aproximada de cerca del 40% de movilidades Erasmus+ de estudiantes previstas para el curso 2020-2021. 

“Han ido cancelando por miedo propio o de sus familiares”

Aquellos que han decidido seguir adelante con la beca se han encontrado ante una experiencia muy distinta a la habitual, y como todos, no están teniendo una vida normal ante la situación de emergencia sanitaria

Hemos hablado con Elena, Exchange & Outgoing Coordinator del Centro Universitario EUSA, para contarnos cómo está siendo la experiencia de los estudiantes Erasmus+. 

“Este año echamos en falta a muchos estudiantes que decidieron cancelar su beca. En un principio todos hicieron su registro con el deseo de venir, pero a medida que se ha ido actualizando la información sobre los casos positivos tanto en el país de origen como en el destino (España) han ido cancelando, o no, por miedo propio o de sus familiares. Siempre hemos tenido un trato cercano con ellos y les hemos informado sobre la actualización de la situación en España de forma oficial”.

Volvemos a rozar otra oleada de contagios en España y ya conocemos el protocolo, nueva ola nuevas restricciones, lo que viene a ser una vuelta a clases en modalidad online

Cuando la curva de contagios comienza a descender, los alumnos son los primeros que vuelven a pisar el aula. Eso sí, los estudiantes españoles han tenido la opción de elegir si, en ese caso, quedarse en casa o volver a la presencialidad cumpliendo la normativa Covid-19. ¿Qué ocurre con los estudiantes Erasmus+?

“En todo momento le hemos informado por email de las opciones que había, teniendo en cuenta que seguimos directrices de la Universidad de Sevilla. Todos los alumnos presentes en EUSA actualmente, han empezado el curso de forma online en Sevilla y una vez el curso se ha dado presencial han asistido a las clases. Ellos en todo momento han querido venir a Sevilla sin importarle cómo eran las clases, si online o presencial”.

Turismo restringido

Paseo en Kayak por el río Guadalquivir

Se han llevado a cabo las actividades previstas pero sí que en esta ocasión siguiendo la normativa vigente, por ejemplo no más de 10 personas por grupo. Han visitado el Alcázar, la ruta Magallanes, han ido a museos, un paseo por el Guadalquivir con el kayak. Solo hemos tenido que aplazar un taller de Azulejos Sevillanos por un posible positivo”, cuenta Elena. 

Los estudiantes deciden aceptar la beca Erasmus+ con la motivación de mejorar el idioma, disfrutar del ocio del país, viajar y conocer culturas diferentes. Aunque el curso no esté transcurriendo con normalidad, los estudiantes Erasmus han podido conocer y mantener conversaciones con alumnos españoles gracias al programa Tandem

El Centro Universitario EUSA lleva a cabo un programa de intercambio lingüístico donde unen a un nacional con un internacional para así mejorar su nivel de inglés. Según cuenta Elena, “hay un total de 30 participantes entre nacionales e internacionales, y a pesar de la situación, muchos alumnos se han sumado al programa”.

La situación en sus países de origen es similar a la de España, por lo que además de aprovechar su intercambio están cumpliendo con todas las medidas establecidas por el gobierno cuya información es enviada por el centro a través de email. 

Un Erasmus reinventado

Adiós al ocio nocturno, conciertos, visitas, feria, semana santa, desfile de moda, ferias nacionales… “Diversas actividades donde tienen la posibilidad de conocer a numerosos estudiantes así como la cultural nacional ha sido restringida”, asegura Elena. 

Y es que, a pesar de que a nivel cultural y de integración social esté siendo una experiencia incompleta, la mayoría de los estudiantes internacionales llegaron mentalizados para vivir una experiencia de forma diferente y atípica, pero enriquecedora de igual forma.

De hecho, los responsables de la organización de actividades culturales Erasmus+  aseguran que disfrutan el día a día y las pequeñas actividades como nunca para exprimir al máximo la experiencia, incluso más que otros años.