De Oriente a Sevilla en globo

Este año, los Reyes Magos dejan a los camellos descansar para viajar cómodamente en globo aerostático.
cabalgata-reyes-magos-sevilla

Que la pandemia provocada por el Covid-19 cambiaría hasta las tradiciones más arraigadas por todos los ciudadanos era de esperar. Sin embargo, la ilusión que nace cada Navidad en todos los niños -y no tan niños- de acompañar a los Reyes Magos el día 5  de enero nunca ha desaparecido. La magia de ese día nos llega a todos como un rito ancestral necesario antes de dar paso a la mañana de los regalos. Y en muchos casos, la ilusión del día de las cabalgatas es superior al hecho en sí de recibir regalos. Ahí radica la magia, en la preparación de la llegada de Sus Majestades.

Era obvio que, como todo en estos tiempos, resultaba predecible que las cabalgatas esta vez fueran distintas. Pero es necesario comprender para no perder la ilusión tan característica que este “distinto” debe ser sinónimo de “originalidad” y no de “fastidio”. Este 2021, los Reyes Magos llegarán desde Oriente hasta Sevilla por el aire, concretamente, en globo.

El Ateneo de Sevilla, responsable cada año de la organización de las famosas cabalgatas, tras meditar un nuevo modo para poder acercar -manteniendo la distancia social, eso sí- la ilusión a cada habitante sevillano anunció, entre otras actividades, dos actos muy esperados. Por una parte, hoy 4 de enero, el actor sevillano Antonio Garrido Benito encarnará al Heraldo en un vuelo que partirá en torno a las 8:30 de la mañana desde un punto secreto de la ciudad, para evitar aglomeraciones de curiosos. Por otra parte, a la mañana siguiente sobre la misma hora, vendrán Sus Majestades los Reyes Magos, cuyas identidades esta vez son anónimas, en un globo aerostático mayor.

Cabe señalar que ambos vuelos tendrán una duración aproximada de una hora y media, pero todo girará según la meteorología. El propio Javier Benítez, director de Globotur, ha señalado que quizás no se pueda sobrevolar todos los barrios sevillanos. No obstante, asegura que en las azoteas se podrá ver desde todos los puntos. A 300 metros de altura y justificando la hora de salida en que por la mañana hay menor viento y tráfico aéreo, en cada vuelo viajarán dos pilotos, uno al mando de la nave y otro encargado de mantener comunicación con Protección Civil. Además, la Estrella de la Ilusión, cuyo globo ha sido donado por las Fuerzas Armadas, precederá a los Reyes.

Como ven, todo el mundo está implicado para garantizar el máximo disfrute en este día tan especial. El Ateneo de Sevilla, el Ayuntamiento, empresas de globos, todos los ciudadanos con ilusión, las Fuerzas Armadas y hasta el mismo viento, serán cómplices de un esfuerzo que pone de manifiesto que la esperanza y la magia superan las adversidades. Esta vez el virus no nos detiene. Permanezcan atentos al cielo.