Opinión: Servicio público o negocio

0
134

Como señala el libro de Savater “el periodismo y los medios de comunicación son un servicio público, son una fuerza revolucionaria, son un instrumento educativo, pero también son un negocio, una empresa, una máquina con la cual se puede ganar más o menos dinero; y que, a veces, ese carácter de negocio condiciona sus funciones como servicio público, como medio educativo y como fuerza revolucionaria”

Esto nos viene al dedo con la situación actual que está viviendo España y el mundo entero. España se encuentra en estado de alarma debido a la propagación de virus Covid-19 o también llamado coronavirus. Hemos visto cómo diversos medios de comunicación han ido cubriendo la actualidad de este virus desde mediados de enero y la evolución de sus noticias. Varias cadenas de televisión, como por ejemplo la Sexta o Telecinco se puede decir que han tratado la información con el objetivo de hacer negocio, ya que han hecho un “espectáculo” de la información. Sus reporteros hacían directos con mascarillas (para evitar que fueran contagiados por este virus, un virus que se transmite por el contacto de otra persona que lo contenga) o en un informativo los propios presentadores de este espacio nos enseñaban a ponernos una mascarilla o a lavarnos las manos. Mientras que en otra cadena como TVE un periodista, Lorenzo Milá, nos daban una información totalmente diferente al resto de cadenas, esta intentaba tranquilizar a la población, la cual ya  venía alarmada por el resto de medios de comunicación.

Los periodistas tienen el deber, la obligación y la responsabilidad  de decir la verdad, como apunta Savater “El periodista está al servicio de la verdad que socialmente corresponde saber, aquélla que necesita un ciudadano para ampliar su campo de intervención pública, para vivir mejor, para relacionarse mejor con los demás, pero no simplemente para satisfacer alguna forma de morbo u hostigamiento a otros”. La verdad es poliédrica, se podría comparar con un diamante y todas las caras de este. En función de cómo coloques la cara de este para que le de la luz brillara más, quedando sin luz otras caras. Con esto quiero decir que la verdad absoluta está compuesta por diferentes versiones y para componerla los medios de comunicación tienen que consultar todas y cada una de sus fuentes, pero a veces solo se saca la cara o verdad que le interesa más al medio con el objetivo de beneficiarse de ella o simplemente por falta de tiempo.

Para reconocer y saber contar la verdad hay que tener en cuenta la parcialidad o imparcialidad que debe de tener el periodista. Aquí hay diversas y opuestas opiniones sobre ello. El periodista Chaves Nogales decía que el periodismo es “anda y contar” y que hay que ser imparcial en cada una de sus historias, pero para ello se necesita tiempo y dedicación, algo de lo que se carece en el periodismo de hoy en día, tiempo. Los periodistas ya no tienen tiempo de tirarse a la calle e investigar, prima más quien cuenta la noticia primero que el que la cuenten bien, para esta última necesitas tiempo para buscar información y contrastarla y a esto se le suma que en cuanto a la parte del negocio que tiene los medios de comunicación no le interese contar la verdad completa. Por otro lado, el gran poeta y escritor José Bergamín, le decían: “Es usted muy subjetivo. Sus opiniones son siempre muy subjetivas”, él respondía: “Si yo fuera un objeto sería objetivo; como soy un sujeto, soy subjetivo”.

El periodista simplemente no puede considerarse neutral, porque la neutralidad es imposible en un mundo donde existen los valores, existen las injusticias, donde existen los horrores y, por lo tanto, el periodista de alguna manera tiene que valorar para comprender objetivamente la realidad. En el momento que un periodista decide que es noticia y que no ya está dejando de ser imparcial. La manipulación no solo viene dado por elegir qué parte de verdad contamos, sino por elegir en qué momento contamos un acontecimiento. Ayer conocíamos la noticia “El Rey renuncia a la herencia de Juan Carlos I y le retira la asignación”. En las últimas semanas el Rey ha sido foco de los medios de comunicación, se ha dicho abiertamente que su ‘amante’, Corina, era el motor de todos sus ‘sucios negocios’ por los cuales el Rey ha decidido desvincularlo de La Corona, pero  ¿por qué se hizo ayer público? Hay una verdad que es el contenido de la noticia, pero se ha producido una manipulación en el momento que se ha hecho pública, ya que es una decisión que llevada tomada desde hace tiempo y se ha decidido darla ahora para que no tenga el impacto social que merece debido a que la sociedad está eclipsada por el coronavirus.

El periodismo actual ha evolucionado, hasta el punto de perder los valores periodísticos. Todo esto puede que tenga también que ver con  la aparición de nuevos medios, como son el de las redes sociales. Todos las tenemos a nuestra alcance y hacemos uso de ellas, nos permiten captar una imagen, subirla a las redes sociales y en milésimas de segundos incluso se llega hacer viral en algunas situación. La mayoría de veces esas informaciones que se han hecho vírales no son ciertas, o tienen matices. Es aquí la labor de un buen periodista de contrastarla antes de publicarla, pero qué pasa ¿todos podemos jugar a ser periodistas? Aquí podemos incluir a los fotoperiodista, no los vemos con ojos de periodistas íntegros y esta figura fue el periodista Chaves Nogales el primero en elevarla a la categoría periodística.

El virus ha ido avanzando en estos meses, en España son más de 10.000 los contagiados y 500 los fallecidos, lo que ha provocado que el gobierno declare el estado de alarma del país y el confinamiento que esto conlleva de la población en sus casas. Se han cerrado números negocios en el país, esto agravará la crisis económica la cual ya padece este país. El sector de la hostelería es una de los numerosos  sectores que se ha visto afectado: bares, restaurante… ha tenido que cerrar, lo que significa que las familias que vivan de eso no tendrán ingresos estos meses y así múltiples de españoles, ¿es momento para que los medios de comunicación hagan negocio con la información?