Opinión: Sevilla «vacía»

Llevo cinco años en Sevilla y nunca había visto una ciudad con tanta luz tener tantas sombras. Por la reflexión, por la vida, por seguir hacia delante, afrontemos lo que nos viene desde otra perspectiva. Lucha constante y superación es lo que me queda por pensar en esta vida injusta. Paralizarnos para avanzar hacia un futuro mejor.

Esto no puede ser el final, porque será el principio de mucho. De muchos pensamientos que, antes no se cuestionaban tanto la realidad en la que estamos inmersos. Es tiempo de convivencia, de sentir a los nuestros más cerca que nunca y apreciar lo que tenemos, que no es poco.

Siguiendo unas pautas reglamentarias de protección, para paliar esta situación de suspensión de medios de transportes, cancelaciones, entre otros.

Esta pandemia no va a poder con nosotros, debemos lanzar un mensaje a la población estableciendo una rutina y calmándonos realizando actividades. Por lo que debemos no alarmar la situación, puesto que el miedo es uno de los mayores poderes que existen.

Las calles estarán vacías pero nuestra alma está llena de recuerdos y añoranzas, los cuales antes no le dábamos tanto el significado que se merece.

El lenguaje universal de los gestos, de aplausos, dejando atrás las diferencias, el idioma y viendo como nexo de unión todo lo bueno que tenemos. Es el momento de estar unidos.

#yomequedoencasa