‘Las sardinas’ frenan a Salvini y evitan la ‘debacle’

El movimiento surgido como contrapeso a la ultraderecha consiguió movilizar a la población y mantener el que ha sido el feudo histórico de la izquierda en Italia. En Calabria, la "coalición de centroderecha" arrasa con una victoria por más de 20 puntos.

Italia afrontaba las elecciones regionales en Emilia Romana y Calabria con expectación ante lo que podría ser un acontecimiento histórico. Una victoria de la derecha liderada por Salvini en el que ha sido el inexpugnable feudo histórico de la izquierda.

La Emilia ha sido siempre el referente histórico de la izquierda italiana, tanto es así que desde las primeras elecciones en 1970 el PCI (Partido Comunista Italiano) arrasó en cada uno de los plebiscitos con porcentajes en torno al 50% de los votos hasta su disolución en 1991. Desde entonces, la «coalición de centroizquierda» liderada por el PD ha sido quien ha ocupado el gobierno.

Es por esto que la jornada electoral del domingo se antojaba histórica, con un Salvini en clara racha ganadora con bastantes probabilidades de colocar a su candidata Lucia Borgonzoni en el gobierno regional. La respuesta de la sociedad ha sido clara: un aumento del 30% de participación para prácticamente duplicar el desganado 37% de 2010, aunque aún lejos del 90% de participación entre 1970 y 1995.

La campaña ha estado marcada por la polarización que está viviendo actualmente la sociedad italiana, después de varios años políticamente aletargada, y por dos actores principales: las «sardinas» y sus movilizaciones multitudinarias y la estrategia populista de Salvini.

El candidato ultraderechista se ha implicado al máximo en la campaña, trayendo consigo dos nuevos esperpentos: intimidar a un chico tunecino de 17 años a través del telefonillo acusándolo de narcotraficante y renunciar a su inmunidad para acelerar el juicio por bloquear barcos de salvamento para que coincidiera con las elecciones.

En cuanto a los resultados, podemos observar una doble polarización de la sociedad tanto por edad como por profesiones, como podemos ver en los siguientes gráficos realizados por el Centro Italiano de Estudios Electorales (CISE).

        

Con este resultado la marcha triunfante de Matteo Salvini se ve truncada, llenando de aún más interrogantes el futuro del Gobierno de Italia, que obtiene un balón de oxigeno a costa de la desaparición del M5S a nivel regional.

Diferente suerte ha corrido la sureña Calabria, donde la derecha consigue una victoria aplastante por más de 20 puntos, mandando a la izquierda a la oposición. Atrás quedan esos años en los que los terroni eran objeto de burla y critica por parte de la Lega Nord, cuando aún era un partido regional secesionista previamente a la llegada de Salvini.