¿Por qué enamora este formato de Copa del Rey?

Las eliminatorias a partido único hacen soñar a los equipos de inferior categoría
0
173
Los futbolistas del Escobedo celebran el pase de ronda tras ganarle al Málaga

El nuevo formato copero ha dejado tardes de gloria para algunos de los equipos de Tercera y Segunda B. La cuesta de enero no se entiende sin el torneo del KO, ahora es cuando cobra sentido su apodo en plenitud; ya que el hecho de disputar la eliminatoria a partido único, hasta la semifinal, y en los campos del equipo de inferior categoría, ilusiona a cualquier aficionado al fútbol modesto. El mes de enero albergará cinco partidos, habiéndose disputado ya uno de ellos.

La historia reciente del viejo formato dejó algunas de las noches más negras de los «grandes» del fútbol español. Los fantasmas de Irún volvieron a sobrevolar la Castellana con el famoso «Alcorconazo», dejando fuera a los madridistas por segunda vez consecutiva. Sin salir de la capital del país llegaba, dos años más tarde, el Albacete al Vicente Calderón, con un 2-1 a su favor, ante el que se mostraron inoperantes los dirigidos por Gregorio Manzano.

En esta edición ya han mordido el polvo algunos equipos de Primera División. El Alavés cayó en la primera ronda en tierras jienenses por 3 a 1; mientras que el Getafe hizo lo propio ante el Badalona, por 2-0. Por el contrario, los equipos de Segunda División que han entrado en el sorteo de los dieciseisavos son Tenerife, Rayo Vallecano, Girona, Elche, Zaragoza y Mirandés. Los que más ilusión tienen son los 8 equipos de Segunda B que han entrado en el bombo: Badalona, Badajoz, Cultural, Ebro, Ibiza, Recreativo, UD Logroñés y Unionistas.

El sorteo ha dejado emparejamientos ilusionantes para los de menor categoría, ya que se verán las caras con los que han disputado la Supercopa de «España» en Arabia Saudí. La Real Federación de Fútbol ha dado el visto a los campos las pistas de Unionistas para recibir a los de Zidane. Quique Setién volará junto a su equipo hasta Ibiza; mientras que Atlético de Madrid y Valencia se desplazarán hasta León y Logroño respectivamente.

Las espadas están en todo lo alto, los «pequeños» se harán «grandes» y quién sabe si habrá alguna sorpresa. Lo que está por seguro es que será una noche de copas para todo aficionado al equipo de su tierra. Abuelos con sus nietos de camino al estadio, por el que les irán contando la historia del club y cuándo fue la última vez que vino un equipo de Primera División. Lágrimas en los ojos, bufandas en el cuello y un sueño por cumplir. Los modestos esperan a los del negocio para hacerles saber de que pasta está hecha su tierra. Una fecha, dos equipos y 90 minutos; lo que pase, historia será.