Los emprendedores son los jóvenes

0
445
Logo de CliffClothing. Fotografía de Miguel Aguado.

Los tiempos cambian. Lo que antes era un deseo, hoy día es un tormento. Cada vez más jóvenes dejan de cursar sus estudios y, otros muchos, directamente no los comienzan.

Los oficios, poco a poco, son más selectivos y a esto se le añade que la recompensa es pequeña, pero también hay cada vez más jóvenes con grandes aspiraciones. Miguel Aguado, junto con tres compañeros más, son un ejemplo a seguir. Poniendo todo su empeño y aprendiendo rápido de su carrera de Marketing en ESIC Sevilla, crearon una marca de ropa con un logo muy original: CliffClothing.

Lo que hoy es conocido por bastantes personas, un día fue un simple trabajo para una asignatura. Bromeaban con llevar camisetas con su firma, gorras con su símbolo…, pero todo quedó en un breve silencio, alegando que, quizás en un futuro, podrían hacer algo parecido.

La idea fue cogiendo forma y aquello que parecía un sueño muy lejano, ahora está en el boca a boca de muchas personas.

Miguel afirma que no fue fácil, pues entre otras cosas, el dinero era el factor más importante y no sabían cómo enfocar aquellas capuchas de las sudaderas, junto con ese logo al que tanto cariño tienen. Decidieron hacer un crowfounding y recaudaron más dinero del que jamás pensaron.

Este diciembre pasado abrieron una cuenta en Instagram (@cliffclothing.svk) y colgaron un vídeo en el que advertían a sus seguidores que próximamente recibirían noticias. Así fue, un par de semanas después comenzaron a mostrar sus maravillosas prendas. La marca incluye en su nombre la palabra “acantilado” en inglés y es por eso que sus prendas están relacionadas con nombres de acantilados del mundo, algo muy original y que la distingue del resto.

Este pequeño negocio, que posiblemente en un futuro coja mayor impulso, no es solo un pasatiempo o una ilusión, sino una forma de entender la vida a través de lo que estudian, asegura Miguel.

Las metas están para cumplirlas. Con esfuerzo y dedicación nada es imposible y lo más importante, es creer en uno mismo.