Telecinco intenta salvar ‘Gran Hermano’ mientras ataca a Antena 3

La hostilidad entre ambos canales está en su punto máximo. Tras la noticia de El Confidencial sobre el trato que Telecinco dio a la violación en su programa estrella, Antena 3 informó sobre las novedades del caso y Telecinco se burló de sus audiencias.
0
377
Carlota Prado al momento de salir de 'Gran Hermano'. Foto: Telecinco

El 19 de septiembre de 2017, Telecinco estrenó la, hasta ahora, última edición de ‘Gran Hermano’ con personas anónimas, en España. El programa atravesaba una crisis por un motivo sencillo: la audiencia no aprobaba al nuevo presentador, Jorge Javier Vázquez, después de que la cadena cesara a Mercedes Milá.

Aquella noche entra en la casa de Guadalix de la Sierra, Carlota Prado, una promotora de discotecas de 24 años. Una semana más tarde entra José María López, un agricultor de la misma edad que Carlota. Ninguno de ellos gana la edición, ni tampoco es finalista. Pese a ello, a ambos les cambiará la vida en aquel reality show.

La noche del 3 de noviembre de 2017 la organización del concurso prepara una fiesta. Hay alcohol y falta comida, ya que los participantes no consiguieron ganar la prueba impuesta. A la una de la mañana, Carlota se retira a su habitación en un visible estado etílico, mientras José María la sigue unos pasos por detrás. Ambos jóvenes son pareja desde hace unas semanas. Aquella noche, José María la viola. Aprovecha que está borracha y en una habitación en la que no hay nadie, para hacerlo. Tras el supuesto delito, aún está siendo investigado judicialmente, la dirección del concurso mantiene a ambos juntos durante quince horas.

Las imagenes no se han emitido en directo a través del canal 24 horas. La única información que llega al respecto del hecho la aporta el propio programa. Durante la jornada del sábado 4, José María es expulsado. Carlota no sabe nada. El equipo a cargo del espacio le pide acudir al ‘Confesionario’. Allí sola, ante la presencia de cámaras, ve la escena de la violación. Llora desconsoladamente y pide parar las imagenes, a lo que ‘Gran Hermano’ accede. Durante un cuarto de hora, sin ayuda de un equipo de psicólogos, está encerrada en la sala, de no muy amplio tamaño, llorando desconsoladamente.

Alvaro Díaz, productor ejecutivo del espacio, se persona en la comisaria de la Guardia Civil para denunciar el hecho. Es domingo 5, y la noticia se filtra a los medios. Esa noche hay debate del programa, y el espacio debe dar explicaciones sobre lo sucedido.

Carlota es trasladada a un hotel, bajo la custodia de un equipo del programa, que le prohíbe ver televisión y usar el teléfono movil. La supervisora de la casa al momento de la violación, se encarga de dirigir todos los pasos de la concursante. Es María Robles, actual CEO de Zeppelin, productora del espacio. Carlota afirma que la sigue hasta el momento en el que esta en el baño.

El miércoles 8 de noviembre, Carlota vuelve a participar en el concurso. La dirección la reintegra de una manera casi clandestina, bloqueando la emisión en directo del canal 24 horas y no dando explicaciones sobre su vuelta. Carlota Prado quiere volver a la casa. Afirma que no estaba preparada para enfrentar la realidad, la exposición mediática.

Veinte días después de ocurridos los hechos, tras varias semanas como inmune, es expulsada del reality. El caso ha perdido interés. En el plató del programa se somete a la entrevista de Jorge Javier Vázquez. Es el protocolo habitual para cada expulsión.

El recibimiento de la victima en la sociedad es hostil. En redes sociales se crean movimientos en favor de José María y la joven es linchada en Twitter, por lo que debe cerrar su cuenta. El movimiento feminista hace caso omiso a la situación. Tras cerrarse la edición del programa, el 14 de diciembre, ningún equipo psicológico del programa presta ayuda a Prado. Solo algunos programas la invitan a participar, pero ella se niega. El caso se olvida y los medios de comunicación se centran en discutir por qué ha fracasado ‘Gran Hermano’ en audiencias.

Dos años después, Carlota Prado publica en Instagram información alusiva al caso. Denuncia el abandono de los medios. El Confidencial publica en exclusiva el vídeo que muestra la situación en el confesionario. El caso vuelve a tener un protagonismo que alcanzó brevemente en el momento de los hechos. Las mismas redes sociales que un par de años antes se habían burlado de la víctima, ahora crean una red de apoyo y piden la cancelación inmediata del programa. Sin embargo, la primera gala del programa tras la reapertura del caso, consigue un 35% de audiencia. Una de cada tres personas que veían aquella noche la televisión, veía ‘Gran Hermano’.

Atresmedia informa acerca de la noticia. Detalla la cronología de lo que ocurrió aquella noche. Telecinco se ve acorralada, teme un nuevo ‘caso La Noria’, es decir, una fuga masiva de anunciantes. En 2011, tras una entrevista a la madre del presunto asesino de Marta del Castillo, Telecinco debió retirar el programa, el más visto de la noche de los sábados, tras quedarse sin publicidad.

Mediaset sabe que no puede perder un programa que le aporta audiencia durante seis meses al año. Intenta salvar el programa acusando una campaña de desprestigio de Antena 3. Tras publicarse las audiencias de noviembre emite un anuncio en el que se ríe de las bajas audiencias del canal de Atresmedia.

La realidad es, que a día de hoy, más de una treintena de marcas han abandonado el programa, que se mantiene como líder en sus franjas de emisión, mientras Telecinco intenta defender su conducta en el caso. Programas como ‘Todo es Mentira’ intentan defender a capa y espada la actuación del canal, mientras las galas del programa continúan con normalidad, con la ausencia de Jorge Javier Vázquez, de baja por enfermedad. Mientras tanto, la justicia dirime el caso.