Pau Barrena: “Fuí el primer sorprendido con este tercer premio”

0
1319

Pau Barrena (Hospitalet de Llobregat, 1986) ha sido galardonado con el tercer premio en la categoría ‘Observed Portrait, Single’ en la última edición del prestigioso World Press Photo. Barrena, se convierte así en el único fotoperiodista nacido en España premiado en el certamen de este año, gracias a su fotografía de Lubna, una novia bereber de la región marroquí de Tinghir, al este del país. Lubna se encuentra esperando al inicio de su boda, donde, según las tradiciones, nadie puede ver a la novia antes de que lo haga el novio, que es el encargado de recogerla antes de que se inicie la ceremonia.

El fotoperiodista catalán, que a lo largo de su trayectoria ha colaborado en publicaciones como Le Monde, Time o la alemana Der Spiegel, nos atiende amablemente a muy poco del desembarco, en su Barcelona natal, de la World Press Photo.

P- ¿Ha sido la primera edición en la que ha participado en el certamen de World Press Photo o ya había participado en años anteriores?

R- Participé en World Press Photo hace unos años, incluso antes de plantearme que quería hacer en relación a la fotografía o que era el fotoperiodismo.

P- ¿Qué temática tenía la fotografía que envió por entonces?

R- Pues en esa ocasión, se trataba de una imagen de una mujer rezando en Vietnam a la que fotografié durante mi estancia en el país hace ya unos años.

P- ¿Envió a concurso únicamente la fotografía de Lubna o pertenece a una serie de fotografías que envió sobre el ritual o sobre la región de Tinghir al certamen?

R- En relación a Lubna, sólo envié una fotografía. Tengo imágenes de toda la ceremonia así como de la región de Tinghir, pero sólo me presenté al concurso en la categoría de ‘Observed Portrait, Single’.

P- ¿Esperaba obtener el tercer premio o ha sido un reconocimiento que le ha sorprendido?

R- Fue una sorpresa absoluta. Nunca pensé en obtener el tercer premio. Incluso después de que la organización me pidiera la fotografía en archivo original, no tenía ninguna esperanza de ser premiado.

P- ¿Cómo se enteró de la noticia?

R- Fue casi por casualidad, al ver en una red social que ese día se hacían públicos los ganadores del certamen. Imagina la alegría que me llevé cuando accedí a la página web y vi que había sido galardonado con el tercer premio poco tiempo después.

P- ¿Cuándo una fotografía puede ser válida para el concurso?

R- En mi opinión, cada persona debe hacer una valoración de su trabajo, ejercicio complicado sin dudas, pero se debe ir con aquello que realmente satisfaga a uno mismo. Con el tiempo, he visto que la edición es un aspecto muy personal. Cada persona puede opinar de una manera muy distinta, siendo el propio autor el que debe tomar la decisión final sobre su propio trabajo.

P- ¿Qué opina sobre las descalificaciones que se han producido en este último año en el certamen por exceso de retoque?

R- El exceso de retoque siempre es un tema redundante en los premios. Los límites nunca están demasiado claros, incluso por parte de los organizadores del World Press Photo. Creo que cada fotógrafo tiene que hacer con su trabajo lo que crea conveniente, independientemente de los premios o reconocimientos que obtenga.

P- ¿Alguna fotografía que le haya sorprendido dentro de las premiadas en esta última edición del World Press Photo?

R- Más que una fotografía, creo que es muy importante que proyectos o trabajos como el de Brent Stirton y Robin Hammond tengan un reconocimiento internacional. World Press Photo es la plataforma perfecta para reportajes de estas características, ya que da a conocer historias que en la prensa diaria no tienen mucha cabida. Mucho menos en Cataluña o en el Estado Español, donde esta clase de temas pasan de puntillas por casi la totalidad de medios.

P- ¿Tiene próximamente algún proyecto con el que tenga en mente participar en la siguiente edición de World Press Photo?

R- Además del trabajo en prensa diaria, estoy trabajando actualmente en un proyecto sobre la explotación de la tierra por parte de multinacionales en Senegal. Estas empresas, de origen estadounidense, europeo o chino, se dedican, básicamente, a potenciar el monocultivo de productos como el algodón. Evidentemente, las empresas marcan los precios de mercado, muy por debajo de los tratados de comercio justo internacional. En algunas zonas rurales, principalmente en la región de Casamance, existen severos problemas de sanidad, educación y alimentación.
Sobre participar o no en una nueva edición de World Press Photo, la verdad es que no es una prioridad en estos momentos. Prefiero trabajar y centrarme en la historia, que es lo más importante para mí.

Quién sabe si en las próximas ediciones volveremos a ver alguno de los trabajos de Pau Barrena en World Press Photo. De momento, su fotografía ha sido premiada de entre las casi 999.000 que se presentaron al certamen, recorriendo desde entonces las más de 100 ciudades que la exposición itinerante recorre durante el año a lo largo de 45 países.