El Observatorio Económico de Andalucía prevé que el PIB crezca un 6% en 2021

Los expertos vaticinan que la recuperación de la situación previa a la pandemia, no se alcanzará hasta 2030
0
72

Hoy miércoles 12 de mayo se ha presentado en Informe de la Economía Andaluza del primer trimestre de 2021. El evento ha sido organizado por la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla y con la ayuda del Observatorio de Economía Andaluza. En la presentación del Informe han participado el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, el presidente del Observatorio Económico de Andalucía, Francisco Ferraro, y el economista y miembro del OEA, Ernesto Mesa.

Durante el primer trimestre de 2021 ha habido una demora en la recuperación económica pero no llegará a suponer un impedimento para el crecimiento en Andalucía. Desde el Observatorio Económico de Andalucía (OEA) han mantenido la previsión de un crecimiento del PIB del 6% para 2021, que incluso añaden que: “podría elevarse hasta un punto si se activan las inversiones” del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que se aplicará con los fondos Next Generation EU, según ha avanzado el presidente de la OEA, Francisco Ferrero.

Los expertos han vaticinado que el crecimiento del 6% supondría retrasar la recuperación de la situación previa a la pandemia, que no se alcanzaría hasta 2030, y han destacado que  desde que se declaró la crisis sanitaria, ya advirtieron que su previsión se realizaba en condiciones de elevada incertidumbre, ya que está sujeta a que no haya una recaída en la evolución epidemiológica, por un rebrote de los contagios, a la eficacia y el ritmo de inmunización de la población, condicionada por el daño que acumule el tejido productivo o el mantenimiento de las medidas de apoyo a trabajadores y empresas.

Ferraro ha comentado que espera que la economía andaluza evolucione de manera similar al del conjunto de la UE y de España:

“La virulencia de la pandemia y la lentitud de la campaña de vacunación hizo que el deterioro en el primer trimestre retrasara la recuperación”.

Apoyándose en los datos avanzados por Ernesto Mesa, Ferraro señaló que la economía andaluza experimentó una contracción Inter trimestral del Producto Interior Bruto (PIB) del 0´7%, dos décimas más que la estimación del INE para el PIB español. En términos Inter anuales la contracción fue en el primer trimestre de 2021 del 4,3%, igual que en España, también según los datos del INE. Añadió que la economía andaluza evolucionará como la española:

“Con diferencias poco significativas y derivadas, fundamentalmente, de la desigual estructura productiva andaluza, con especializaciones en la parte del sector servicios que ha resultado más sensibles a las medidas para control de la pandemia, como la hostelería, el comercio y el turismo, frente a otras menos afectadas por las restricciones, como la agricultura o el sector público, y la industria manufacturera, los servicios empresariales, finanzas, telecomunicaciones, comercio electrónico y TIC en general”.

Desde la perspectiva de la demanda, el OEA prevé que el levantamiento gradual de las restricciones y el avance del ritmo de la vacunación rebajará la incertidumbre y podrá ayudar a conseguir una mejora en el empleo y en las actividades más castigadas por la pandemia. Se prevé que esto impulse el crecimiento del consumo de los hogares gracias a que se aflorará parte del ahorro acumulado durante el último año, que en España se estima en 108.844 millones de euros, el 14,8% de la renta disponible. El mayor ritmo de vacunación también podría provocar un aumento de las reservas turísticas con destino en Andalucía, lo que conseguiría reavivar las expectativas de recuperación del turismo internacional, que aumentaría la contribución del consumo de los no residentes al crecimiento de la demanda agregada, según ha detallado Ferraro.

El presidente del OEA también ha mostrado su confianza en un futuro aumento en el turismo nacional, pero no prevé que alcance los niveles de 2019, “por el mantenimiento de cierta propensión al ahorro por preocupación y de altas tasas de paro, y por la incertidumbre que genera la financiación del apoyo a trabajadores en ERTE y autónomos en cese de su actividad“. Ferraro cree que ,aunque el consumo público creció con fuerza en el primer trimestre, es previsible que reduzca progresivamente su aportación contra cíclica, dado el escaso margen fiscal de las administraciones autonómicas; Ferraro añadió que: “El aumento de la confianza empresarial ante la recuperación estimulará el crecimiento de la inversión y la mejora de la actividad en la UE permitirá una aportación positiva de las exportaciones al crecimiento del PIB en el año”.

Para finalizar, el crecimiento que augura el OEA para 2021, que se empieza a notar en el presente segundo trimestre, y tendrá aún mayor intensidad en el segundo semestre, se mantendrá en 2022, “aunque desacelerándose por las limitaciones del crecimiento potencial y los desequilibrios financieros que obligarán a una minoración progresiva de las medidas fiscales expansivas”.

Redacción: Amparo Vega

Imagen: Guillermo Pickamn