Messi vuelve a rescatar al FC Barcelona

Messi vuelve a aparecer al rescate del F.C Barcelona en un partido en el que a los de Koeman se le volvió a notar su falta de efectividad y verticalidad. La primera parte fue lenta y sin ideas hasta que en la segunda mitad con el gol tempranero del argentino se vio algún rayo de luz, dejando una victoria que no contenta a nadie.
0
84

El F.C Barcelona ha salido al Camp Nou sin Lenglet, Dembelé ni Griezmann a disputar el partido aplazado correspondiente a la primera jornada que no fue disputado por que el conjunto culé estaba realizando la pretemporada. Eran tres puntos necesarios para seguir en la lucha por la liga y olvidar lo ocurrido en Cádiz (la pasada jornada), buscando asegurar la victoria para lo cual hay que evitar que se sucedan errores de gran trascendencia como el de Lenglet provocando el penalti que hizo que el Cádiz C.F  empatara en el minuto, lo que provocó que el conjunto de Koeman no pudiera aprovechar la derrota del A.T Madrid ante el Levante C.D en su casa. Además, Messi ha jugado su partido número 762, acumulando 656 goles, 261 asistencias, 532 victorias, 48 hat-tricks y 34 títulos, colocándose solo a 5 partidos de los 767 disputados por Xavi Hernández.

El partido comenzaba con Busquets, Griezmann y Dembelé en el banquillo, pero con Messi de 9 en un sistema inicial del clásico 4-3-3. El Barcelona empezaba con un juego combinativo, con mucha posesión, pero sin ideas verticales, mientras tanto, el conjunto ilicitano resistía con mucha firmeza e intensidad, muy concentrado dificultando el encontrar espacios al conjunto culé que seguía con su juego previsible, lento y sin chispa.

Hasta que, en el minuto 20 llegaba la primera oportunidad para Trincao que erraba el remate tras gambetear en el área quedándose solo ante el portero rival que sacaba el disparo con la mano izquierda.

En 46’ entra Dembelé por Pjanic que no encuentra su lugar en el esquema de juego, y en el 48´ marca Messi (el de siempre) desatascando el partido lento y correoso del equipo, tras buena jugada colectiva, Braitwaitte sirvió de tacón a Messi el primer gol que iniciaría la mejora en el juego del equipo.

 En el minuto 64, tras el gol culé el equipo mejoró en la presión que fue más alta, con recuperaciones de balón importantes por parte de Pedri, pero adoleciendo de efectividad y verticalidad.

En el minuto 67, entra Busquets por Trincao que fue el más llamativo durante la primera mitad, con este nuevo esquema Dembelé en la derecha, Braitwaitte en la izquierda y Messi en punta. Tres minutos después (en el 69) marcaba Messi con un toque sutil convirtiendo el pase de De Jong tras recorrer sin oposición campo contrario partiendo desde el propio.

En el 73´ marca Jordi Alba de tijera a ras de suelo tras la segunda asistencia de Braitwaitte previamente asistido por Messi, las posiciones entre el danés y alba se intercambiaron dando resultado el gol que definía el partido y dibujando un 4-2-3-1. En el minuto 76 entraban Dest, el señalado Lenglet y Griezmann por Alba, Piqué y Braitwaitte. Para finalizar en el 82´ Griezmann estrellaba al larguero una oportunidad clarísima para marcar el cuarto gol tras asistencia de Messi.

Messi sigue iluminando un camino que sigue lleno de luces y sombras. Juego lento y previsible que hace que los rivales conozcan la receta precisa para incomodar su juego y vencer al conjunto de Koeman que necesita una reconstrucción integral desde la directiva hasta el delantero. Veremos que pasa en las próximas elecciones a la presidencia del 7 de marzo donde Toni Freixa, Font y Laporta se disputan el cargo de presidente con el gran desafío de sanear la institución al completo, pero sobre todo, recuperar el alma y la intensidad necesarias en el campo para volver a hacer grandes partidos y volver a ser “Més que un club”.