Miliki, un payaso convertido en leyenda

Emilio Alberto Aragón conocido por todos por su nombre artístico Miliki, nació en la localidad sevillana de Carmona. A día de hoy permanece en la memoria de quienes lo escucharon y es reconocido como el payaso de la tele y de los niños.
0
86

Este 4 de noviembre, Google ha decidido homenajear con su doodle al payaso de los niños, por su 91º aniversario. Miliki fue una leyenda escondida tras su gorra a cuadros, una nariz roja y un vestido del mismo color. El vestuario común de un payaso que hizo historia en televisión. Su “¿Cómo están ustedeeeeeeeeees?” tan característico permanece grabado en la memoria de muchos españoles que han crecido y vivido su infancia con sus canciones. Ahora cuando suena algunas de sus estrofas parece que el famoso payaso reaparece una vez más para hacer feliz de la forma que mejor se le daba, con su música.

Emilio Alberto Aragón Bermúdes, hizo historia en la televisión con su programa ‘Los payasos de la Tele’ junto con sus hermanos. Ellos son Gabriel (Gaby) y Alfonso (Fofó), lo acompañaron e hicieron historia junto a él con sus shows y canciones en televisión. Durante casi cuarenta años fueron de los personajes más populares de la cultura española. Pero Miliki era especial, no solo fue reconocido en el mundo de los programas televisivos sino también del circo, ya que venía de una saga de artistas. 

Sus padres Emilio Aragón (Eming) y Rocío Bermúdez, una famosa acróbata, inculcaron en él la pasión por los instrumentos, las acrobacias y el circo. Pero Miliki no solo era hijo de artista, era versátil y talentoso en cada una de sus facetas. Así lo demostró a lo largo de su vida, cantó para los niños letras que él mismo componía.

El payaso de la tele y de los niños falleció en Madrid el 18 de noviembre de 2012, a los 83 años a causa de una neumonía. Miliki fue artista y amigo para aquel que vivió con él su infancia. Una persona que marcó tantas generaciones no puede quedar en el olvido, siempre estará en el recuerdo de quienes crecieron con su música.

Su hijo quiso despedirle con estas palabras: “Emilio Aragón, Miliki dedicó toda su vida a sus dos grandes pasiones, su trabajo y su familia, y creo sinceramente que en las dos triunfó y pienso que su legado quedará por generaciones”.