El sexo en tiempos de trincheras

La sexóloga Arola Poch habla sobre cómo el sexo influye durante el confinamiento
0
106

La pandemia provocada por el covid-19 ha cambiado la vida y costumbres de la población. Para empezar ha obligado a todos los ciudadanos a estar confinados durante varias semanas seguidas en sus casas. Los está poniendo a prueba en muchos sentidos de su vida diaria: están aprendiendo a teletrabajar desde casa con los niños correteando por el alrededor, también hacer un ejercicio de convivencia entre parejas. Pero no todo el mundo aunque tenga un compañero de vida está pasando este confinamiento juntos. Por eso, la forma de mantener sexo se ha visto influenciada.

Este es el caso de la pareja formada por ‘M’, de 19 años y su novia ‘S’, de la misma edad. M es de Andalucía y S de Extremadura. A pesar de la distancia se suelen ver con mucha frecuencia. “Nunca hemos estado sin vernos más de 15 días y llevamos ya casi dos meses ” — señala la andaluza — “la última vez que mantuvimos un encuentro sexual fue una semana antes del estado de alarma”.

“La echo mucho de menos”, asegura M, pero sigue disfrutando del sexo a pesar de los 250 km que las separan— “nos masturbamos mientras intercambiamos fotos en las que aparecemos desnudas acompañada de mensajes de texto o nota de voz subidas de tono”. La sexóloga Arola Poch asegura que “la práctica del sexting siempre que se haga con precaución (evitar que salga la cara) y te sientas cómoda es una buena forma de practicar sexo y puede ayudar a estrechar el vínculo con tu pareja”.

“Siempre que se practique una actividad sexual se tiene que disfrutar—asegura Poch—. El sexting es una buena forma, pero de lo contrario alguien en la pareja no se siente cómodo no se debe realizar”.

“No tenemos sexo por videollamadas, una vez lo intentamos pero no salió bien. Yo soy más tímida para estas cosas”— aclara E—.  ‘E’ y ‘M’ llevan casi dos años de relación. La última vez que mantuvieron una actividad erótica fue el día que el presidente del Gobierno decretó el estado de alarma, desde entonces no se han visto.

La sexóloga insiste en el papel fundamental que juega en estos casos la confianza. Entre la pareja debe de existir comunicación y seguridad para que la práctica de actividades eróticas a través de dispositivos móviles fluya. “Hay ejercerla con responsabilidad, por ejemplo, siempre sin mostrar la identidad. Si lo vas hacer y después te vas a preocupar, mejor no hacerlo”.

“También es un buen momento para masturbarse y autoconocerse. La venta de juguetes eróticos ha aumentado en las últimas semanas”, añade la sexóloga.

¿Disminuirá las relaciones sexuales entre personas desconocidas?, lo que se conoce como un “aquí te pillo aquí te mato.“La práctica de actividad sexual no va a desaparecer. El ser humano necesita y siente la necesidad de tener ese contacto físico que te aporta la práctica de actividades eróticas — asegura Arola Poch— lo haremos con más prudencia (pensaremos más a quién elegimos), algo que se había perdido”.