Fallece el exfutbolista y comunicador Michael Robinson a los 61 años

Deportista en el Liverpool y Osasuna, entre otros, y comentarista deportivo, ha muerto a causa de un cáncer
0
538
Imagen procedente de ABC.es

Michael Robinson, ex jugador de Liverpool y Osasuna, entre otros, y comentarista deportivo, ha fallecido en Madrid a los 61 años de edad como consecuencia de un cáncer de piel que sufría y que le detectaron en diciembre de 2018.

Robinson ha pasado a la historia de la televisión española como el mítico colaborador de Canal Plus poseedor de ese acento inglés tan característico. Pareja profesional del también comunicador deportivo Carlos Martínez durante treinta años, ambos marcaron una época gracias a la forma de transmitir y comentar un partido de fútbol. También en Canal Plus, Robinson fue director y presentador del programa de reportajes deportivos “Informe Robinson” y  co protagonista del programa “Caos FC” junto a Raul Ruiz.

Robinson también ha sido conocido por sus intervenciones en radio, todas en la Cadena SER, en programas como “La Ventana”, “El Larguero” o “Carrusel Deportivo”, entre otros. Fue director del programa “Acento Robinson” donde contaba historias de superación sobre deportistas de todas las disciplinas deportivas.

Su última aparición pública fue como comentarista en el partido entre Betis y Real Madrid que se celebró esta temporada en el estadio Venito Villamarín.

Hace unos días ya circuló un bulo por redes sociales sobre su posible fallecimiento, desmentido por el propio Robinson en Twitter instantes después.

Muchas han sido las personalidades que han querido despedir a Michael Robinson, desde sus compañeros de retrasmisiones -Carlos Martínez, Maldini o Mónica Marchante- a deportistas como Rafa Nadal, Iker Casillas o Pau Gasol. Incluso el presidente del Gobierno ha querido mostrar sus condolencias a la familia y acordarse de la figura de Robinson.

Con la muerte de este mítico comunicador inglés, la comunicación deportiva en España pierde un trocito de su historia, dejando huérfanos a muchos espectadores de esos comentarios, acompañados de ese inconfundible acento británico en las retransmisiones deportivas. Cuando vuelva el fútbol, su ausencia será aún más notable.