La sentencia de la Manada se mantiene intacta

0
296

El TSJN (Tribunal Superior de Justicia de Navarra) ha decidido finalmente mantener la sentencia, sin unanimidad, al grupo de la Manada formado por José Ángel Prenda, el militar Jesús Cabezuelo, Ángel Boza, el peluquero Jesús Escudero y el guardia civil Antonio Manuel Guerrero; condenándolos a una pena de 9 años por abuso sexual.

El fallo dictado por el Tribunal ha sostenido que no hubo consentimiento de la víctima y apoya la credibilidad del testimonio de la mujer. Confima la calificación de abuso sexual continuado y descarta, como ya hizo el dictamen de la Audiencia Provincial, que existiera violencia, uno de los factores que son necesarios para calificar los hechos de agresión sexual. En cuanto al otro, la intimidación, la Sala asegura que "no concurrió de manera expresa ni tácita". "Lo relevante es el contenido de la acción intimidatoria llevada a cabo por el sujeto activo, más que la reacción de la víctima frente a aquella", dice la sentencia.

La sentencia no ha sido unánime ya que cuenta con el voto particular de dos de los cinco magistrados que componen la Sala del TSJN, en concreto su presidente, Joaquín Galvez y Miguel Ángel Abárzuza quiénes sí consideran que existió un delito continuado de agresión sexual "al apreciar la existencia de intimidación" y que los agresores tendieron una "encerrona" a la víctima, según el Tribunal Superior de Justicia de Navarra. Estos dos jueces elevan la pena a 14 años de prisión, tres meses y un día.

El TSJN insiste en que el testimonio de la víctima fue "coherente y persistente en la incriminación". "Es lógico que en la reiteración del testimonio ante autoridades policiales y en la instrucción, y en su contraste con otros testimonios acusatorios de testigos, peritos o evidencias externas, se pudieran encontrar ciertas diferencias, omisiones o inexactitudes; pero debe ponderarse si afectan a hechos o datos esenciales o nucleares, o si solo conciernena a meras circunstancias periféricas o secundarias", sostienen los magistrados.

Todas las partes habían recurrido la sentencia original; y la han vuelto a recurrir al Supremo a través de sendos recursos de casación; las defensas solicitando la absolución y las diversas acusaciones reclamando una condena por agresión sexual y no por abuso.

Los condenados han ido hoy a firmar a los juzgados de Sevilla, como hacen tres veces por semana, pero no han querido valorar la sentencia del Tribunal.

EtiquetasActualidad