Arranca GH Vip con una gala eterna

0
267

La edición del reality más longevo de la historia de televisión arrancó una nueva edición con personajes famosos el pasado domingo. Una gala caracterizada por la falta de ligereza en el programa que dio como resultado un programa algo pesado y difícil de tragar por completo. Y con un repunte, Jordi González finalizaba el programa con una ironía sutil: "el martes tendremos la segunda parte de esta gala. Sí, la segunda parte. Parece ser que en cuatro horas de programa no da tiempo". Y así fue, el pasado martes continuaba este estreno de edición con otras casi cuatro horas de programa en el que los concursantes hacían frente a su primera prueba bajo el mandato de Terelu Campos que acudía a la casa durante unos días.

Sobre el casting, extraño. Un mix de famosos que habrá que ver como avanza el reality para saber si funciona o no. Nos encontramos desde el tele-explotado Toño Sanchís hasta la heredera del imperio Lamborghini. Todo ello pasando por Aless Gibaja, Alejandro Abad, Daniela Blume entre otros. Quizás la "sorpresa" de la noche vino de la mano de Tutto Durán, el falso famoso inventado por el propio reality que supone la primera mentira para los concursantes.

Esta edición viene bautizada bajo el lema "como puedas" que nos dejó de primeras claro cómo podría ser el desarrollo del programa durante esta temporada. Los concursantes realizaron una serie de pequeñas pruebas que ya de por sí, no les resultaba fácil superar. El momentazo de la noche vino protagonizado por Ivonne Reyes y su pequeño percance con la puerta de cristal que fue lo más comentado en las redes sociales durante la emisión del programa.

Sobre las audiencias, Gran Hermano VIP arrancó con un muy bajo y discreto 17,4% de share y menos de 2,3 millones de espectadores. Hay que recordar que Telecinco finalizó su peor edición del reality con unos mínimos históricos y parece ser que la edición de famosos no ha arrancado muy bien. Tendremos que ver si el formato estrella de la cadena de Vassile remonta de nuevo o por el cambio estamos ante la posibilidad de que el reality más longevo de la historia de la televisión española acabe.