Ignacio Sánchez: “El concepto de lectura ha cambiado”

0
1404

Es un librero de viejo que tiene su tienda desde el año 1986 en la plaza de los Terceros, junto al Rinconcillo. Se llama Ignacio Sánchez Meléndez, tiene una risa contagiosa y una cultura impresionante. Un librero de viejo de Montesión que hace varias ediciones, fue el que más exitoso la Feria del Libro Antiguo de Sevilla (2010).

Tiene una bonita historia republicana. En su librería hay una placa de recuerdo a Salvador Valverde, el sevillano que compuso ‘Ojos Verdes’, un clásico de las tonadillas. En la guerra civil, Valverde se exilió a Argentina, destino de varios intelectuales, y sus hijos volvieron por Sevilla y les ofrecieron para su padre una calle. El librero les ofreció una suerte de asilo diplomático. El que pase por la puerta de la librería se entera de que en esta ciudad nació un compositor cabal que murió en Argentina en 1975. "Todos los flamencos que iban por Argentina a actuar, siempre pasaban por su casa", dice Ignacio Sánchez, "y sin embargo en España se olvidaron de él, el único que lo mencionaba en tiempos de Franco era Bobby Deglané”. Según el librero, a pesar de la crisis, en la Feria del libro en Sevilla la gente siempre responde muy bien y compran. Los dos tipos de libros que más se vendieron este año son los relacionados con Sevilla y con la fotografía.

Ignacio Sánchez cree que ha cambiado el concepto de ’lectura’: “Los jóvenes, y nosotros mismos, estamos leyendo de otra manera, estamos ‘navegando’, saltando de un texto a otro, de una información a otra… lo malo es que nuestra lectura cada vez es más superficial y encima desconocemos casi siempre la autoría y seriedad de lo que leemos.”

“Un buen librero es quien sabe captar los intereses del público que visita su establecimiento, aquel que tiene un criterio y que sabe impregnar de él a su establecimiento.”

Actualmente esta profesión de librero se asemeja a la del periodismo debido a la llegada de la nueva 'era tecnológica', ya que se están perdiendo las ediciones de papel de ambos y esto conlleva a la pérdida de muchos puestos de trabajo. Según afirma, “no se puede competir con las ediciones digitales, ya que suelen ser más baratas debido a que no tienen gastos de impresión y por tanto suelen venderse libros incluso gratuitos como los que se publican en PDF."

"El soporte digital está cambiando el paradigma que conocemos", añade el profesional de libro viejo,“no creo que se trate de confrontar un formato con el otro, ni de cerrar los ojos a un avance tecnológico que ya habita entre nosotros, pero el proceso está lleno de interrogantes: ¿Qué pasa con los derechos de autor?, ¿qué pasa con la labor editorial tal como la conocemos? Es de imaginar un futuro en el que convivan múltiples formatos o soportes. Evidentemente el sector librero sufrirá. Hay mucho dinero en juego y empresas empeñadas en que el soporte digital sea rentable. Y lo será para ellas…"

“Nos influye mucho el soporte digital”

Internet ha influido mucho tanto en esta profesión para bien ya que, gracias a esta innovación, las librerías se pueden dar a conocer en las redes y sobre todo, facilitar la compra de los libros; como para mal debido al libro digital. El futuro del libro no será muy negro. Según el librero de viejo, un lector de verdad siempre comprará en papel. “Actualmente el libro en papel, aunque la gente piense que es caro, está más barato ya que ahora se imprime más barato.” Sobre todo, lo que más destaca, es la evolución del libro antiguo, ya que, en su opinión, si siguen en vigor liberías de viejo hoy en día, seguirán para siempre.