Ntra. Sra. del Santo Rosario vuelve a hacer sonar el martillo en la Macarena

La salida de la procesión desde la Basílica puso fin a año y medio sin cofradías
0
95
Foto: Roberto Garcés |Nuestra Señora del Santo Rosario en la Calle Feria

El sevillano barrio de la Macarena ha vuelto a ver un salir paso desde las que muchos llaman “puertas del cielo”, y atravesar uno de los atrios más famosos de la ciudad. La Virgen del Santo Rosario, que entró con un leve retraso, recorrió las calles de una feligresía ansiosa por volver a rezar el rosario con ella.  

Los balcones, llenos y vestidos con sus mejores galas, estaban repletos de familias que miraban con ilusión este imponente paso de gloria. Sonaba tras él la banda del Carmen de Salteras, que solo guardó silencio para que la calle Feria volviese a escuchar una saeta, que hizo llorar de emoción a unos y sonreír a otros. 

Foto: Roberto Garcés | Ntra. Sra. del Santo Rosario de la Macarena en la calle Parras

La mágica estampa que nos regalaba el sol acariciando la cara de la Virgen, se tornaba aún mas especial si cabe cuando esta luz fue sustituida por la que salía de los altos candelabros que adornan este impresionante paso. Ya de noche y de vuelta a su templo, la procesión atravesaba calles estrechas, llenas de adoquines y repletas de balcones desde los que que casi se puede rozar la corona de la Virgen. La gran envergadura de este paso hace que su recorrido a través de estas calles sea difícil de olvidar. Las revirás, que parecen desafiar a la física, hacen que todas las personas aguanten la respiración en un silencio tan solo interrumpido por la música para romper en aplausos cuando la Virgen enfila la siguiente calle.

Nuestra Señora del Santo Rosario, obra anónima de estilo barroco fechada en el siglo  XVIII es uno de los tres titulares de la hermandad, de hecho, la procesión que tiene lugar todos los 24 de Octubre es el acto final de su Función Principal. Esta venerada Virgen cuenta con todo el mes en su honor, celebrando en estas fechas Triduo y Función Principal.