Las rebajas no llenan las cajas

La notable bajada de temperaturas no logró persuadir el pasado día 7 de enero a los sevillanos para quedarse en casa durante la primera jornada de rebajas. Hace semanas que los comercios venían anunciado descuentos en sus escaparates, pero la tentación de encontrar nuevas gangas fue mucho mayor. Desde primera hora la afluencia de público era máxima en las tiendas, formándose largas colas ante las cajas de cobro y los probadores.

El sector textil es el que más salida da a su estocaje durante la campaña, que se concentra en la primera semana, aunque el periodo se extiende hasta finales de febrero. Después, "poco más se puede rascar", como señalan las dependientas de varios comercios, que desde el pasado día 1 no han tenido un respiro. "Este año parecía que las cosas iban a ser más tranquilas, pero desde que pasó el 25, todo ha sido un no parar", aseguró ayer a ABC una de las empleadas del establecimiento de Parfois de la calle Tetuán. A eso de las once de la mañana el local alcanzó el lleno, sin posibilidad de moverse de un estante a otro. Justo en la tienda de enfrente, especializada en ropa interior, la situación se repetía llegando al punto de que los clientes comenzaron a moverse en la misma dirección, como quien visita una exposición, para poder avanzar.

Otros lugares de peregrinación fueron los establecimientos del grupo Inditex del Casco Histórico, que no tuvieron respiro hasta que la lluvia hizo acto de presencia ya casi a la hora del almuerzo. Las tiendas Zara, la marca insignia de la compañía, habían reforzado el personal tanto en La Campana como en la calle Tetuán, sin embargo, no hubo manera de disolver las colas que se organizaron ante cada caja. La imagen causó sorpresa, pues los descuentos ya se habían adelantado en internet y se esperaba que la venta online redujera la asistencia. Una de las empleadas admitió, con cierta resignación, que "es todavía peor que en la víspera de Reyes", porque coinciden las compras con las devoluciones y la recogida de productos que muchos clientes hacen directamente en los establecimientos para ahorrarse los gastos de envío. Ya por la tarde la actividad se trasladó a los centros comerciales, donde los sevillanos buscaron refugio del frío y la lluvia fina con la que se despidió la jornada de rebajas.

Sin embargo, la estampa en la calle no ha sido un fiel retrato de lo que han registrado las cajas de los comercios urbanos, como los denomina Tomás González, presidente de la patronal Aprocom que los representa. Este empresario explicó a ABC que "se esperaba mucho más público" y que la mayoría ha vivido un primer día de rebajas "muy inusual". La coincidencia con el domingo "no ha favorecido las ventas, porque hay mucha gente que se ha marchado fuera y que ni siquiera se ha enterado de que los comercios estarían abiertos". También lamentó que "toda la avalancha de promociones, reclamos como el Black Friday y rebajas anticipadas confunden al consumidor y lo satura". Y no pasó por alto la inestabilidad meteorología que también terminó influyendo, especialmente durante la tarde, según informa ABC de Sevilla.

EtiquetasActualidad

More News