David Lagos se alza con la lámpara minera

0
433

David Lagos Aguilar, ganador de la Lámpara Minera 2014 del Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión (Murcia), impuso su experiencia profesional en la madrugada del domingo y arrasó con cinco premios de diferentes modalidades de cante: minera -máximo galardón-, alegrías, seguiriyas, malagueñas y por cartageneras.

El cantaor gaditano de 41 años se llevó el principal premio de la Catedral del Cante dotado con 15.000 euros. Muy emocionado por el éxito, al recordar sus comienzos familiares con 15 años, repitió su minera y regaló dos cantes más a un público que no tuvo ninguna duda en ratificar con una larga ovación su buen hacer. La recompensa de La Unión y el esfuerzo artístico de tantos años se lo dedicó desde las tablas a su mujer -también cantaora-, a sus hijos, a toda su extensa familia, y, con un reconocimiento especial, al ganador de la Lámpara Minera del pasado año, Jeromo Segura, que le ha ayudó a preparar la minera con la que él ha triunfado en esta 54º edición del Festival. Lagos compuso la letra del cante ganador y confesó que "no tenía título, pero a partir de ahora lo presentaré como 'La ilusión de ganar'".

El cantaor sólo recuerda su vida acompañando a grandes bailaores. Pertenece a la compañía de Israel Galván desde hace más de 14 años. Lagos ha llevado su cante a lugares tan alejados como Japón, desde 1995, y afirma que: "Todos los años he ido, y puedo asegurar que Japón ha llenado mi nevera y la de muchos artistas españoles, sobre todo en el invierno, que tenemos pocas giras".

Participar en el concurso de la Catedral del Cante ha significado un riesgo, según reconoce el gaditano: "Tenía miedo ya que me exponía el doble que los demás, porque cuando llevas muchos años no puedes fracasar y la juventud está bien preparada, pero también es cierto que estos concursos no se los llevan los artistas porque no se presentan para no arriesgar, y el jurado tiene que elegir entre lo que hay".

David Lagos se animó a participar porque sabía que salir victorioso significaba un gran espaldarazo. "Los cantes mineros tienen una gran importancia porque recogen con especial sensibilidad la fatiga, el sufrimiento del esfuerzo del interior de la tierra, de la fragua, del campo; son cantes con algo especial que transmite su desahogo ante la pena y el sufrimiento", aseguraba el artista.

El triunfador del Cante de las Minas 2014 asegura no temer a la fusión. Ha bebido de los grandes maestros como Enrique Morente y señala que "el flamenco es un gazpacho de tendencias entre músicas de todas partes y esAe mestizaje es muy positivo, si está bien hecho".

Por su parte, el guitarrista José Tomás Jiménez Villalta se alzó con el Bordón Minero por su toque a la guitarra, dotado con 6.000 euros. Nacido en Ciudad Real, se presentaba por segunda vez consecutiva al festival y confesaba que "este era un sueño hecho realidad por el que había luchado muchos años".

El premio al mejor bailaor, denominado Desplante, recayó en Juan Antonio Fernández Montoya Barullo, nieto del popular bailaor Farruco. El premio está dotado con 9.000 euros. Por último, el instrumentista flamenco de la localidad sevillana de Utrera, Antonio Moreno Sáenz, obtuvo el premio Filón, dotado con 6.000 euros, gracias a su actuación con marimba de taranta y soleá.