Opinión: Un equipo salió a no perder y ganó; otro equipo salió a ganar y perdió

El conjunto andaluz no encuentra premio y pierde los 3 puntos, a pesar de haber desplegado un juego más intencional y enérgico que su rival quien se llevó "el gato al agua" por desgaste en dos momentos puntuales del encuentro.
0
126

A veces el que juega mejor no es el que gana: ¿el fútbol son resultados, buen juego u ambas cosas?. En esa dirección fueron las palabras del técnico local que no se cortó ni un pelo en rueda de prensa a la hora de tirar dardos al conjunto visitante y mostrar así su descontento con el resultado que pareció encontrar injusto, a pesar del gran esfuerzo de su equipo que salió en todo momento a ganar.

En la tarde de ayer el entrenador del Real Betis, Manuel Pellegrini habló en rueda de prensa y realizó una reflexión sobre el juego de los del Cholo Simeone en el Benito Villamarín que se llevó los tres puntos tras el doblete de Griezmann en un partido en los que los locales jugaron un mejor fútbol y desplegaron un fútbol vistoso y atrevido que contrastaba con el cerrojo rojiblanco que volvía así al fútbol desplegado desde que el cholo llegó al banquillo: el conservadurismo de 10 jugadores atrás que esperan el despiste rival para asestar los golpes definitivos.

En el Benito Villamarín se dieron cita el mejor local de Laliga con el segundo mejor visitante de la competición, un partido interesante en el que se esperaba ver quién de los dos conjuntos impondría su juego, en este caso fue el atlético de Madrid el que se llevó la victoria por desgaste: imponiendo el cholismo. Lo que parece ser una estrategia propia de un combate en la que los colchoneros pasaron por una primera parte en la que parecían no estar sobre el verde, con el claro objetivo de centrarse en la mayor virtud del conjunto madrileño: la defensa que aguarda hasta asestar el golpe final y dejar al rival sobre la lona. Lo que para muchos es el antifútbol, y para mí también.

Esta fórmula viene poniéndola en práctica desde San Mamés pasando por el Sánchez Pizjuán, y la misma que hemos visto este fin de semana contra el Betis que fue quien puso el entusiasmo, energía y ganas de llevarse los tres puntos que en dos momentos puntuales se le esfumaron. El primer acto del encuentro el atlético no se acercó hasta el minuto 48 a la meta defendida por Rui Silva, mientras tanto, el betis intentaba sin cesar mermar la portería de Oblak. La segunda mitad, empezaba con un gol anulado a Borja Iglesias por fuera de juego según el discutido VAR, a partir de ahí el atlético parecería despertar de su letargo y empezaba a ronda tímidamente la meta verdiblanca, pero que le hizo obtener el ansiado premio que tanto buscaba el Betis: dos goles en dos zarpazos.

El banquillo de los locales se movió con la entrada de Joaquín y Fekir que de un trallazo de falta insufló esperanza al conjunto sevillano que lo intentó hasta el minuto 91 con un cabezazo de Alex Moreno que se estrellaba en el travesaño, acabando con las posibilidades de salvar un punto importante en el inicio de una serie de partidos que se antojan complicados para los pupilos del chileno que próximamente se enfrentará a la Real Sociedad en San Sebastián, partido complicado en los que el Betis tendrá que meter una marcha más.

A veces el que juega mejor no es el que gana: ¿el fútbol son resultados, buen juego u ambas cosas?, en esa dirección van las palabras del técnico local que no se cortó ni un pelo en rueda de prensa a la hora de tirar dardos al conjunto visitante,  y mostrar así, su descontento con el resultado al que pareció encontrar injusto, a pesar del gran esfuerzo de su equipo que salió en todo momento a ganar.