La moda: la nueva forma de reciclar

0
123
Lady Gaga sigue la moda espacial. Fotografía de Flickr

El ser humano siempre intenta avanzar a pasos agigantados pero sin caer en la cuenta de que muchas veces anda hacia atrás. En el campo de la moda no podía ser menos. Todo lo que ofrece el mercado, esa amplia gama de colores, de formas y de estilos. Sin embargo, son el reflejo de ideas pasadas.

La época de los ochenta está a la orden del día en lo que se refiere al estilo y los noventa también. Cabe destacar que el estilo espacial -el cual ya estuvo presente cuando el hombre pisó la luna– ha vuelto y con mucha fuerza. Colores como el azul metálico, el plateado o el dorado, invaden la monotonía de las tiendas.

La moda es un recorrido circular que nunca cesa y los estilos anticuados del siglo XXI, serán los nuevos en un futuro.

El pasado es un presente efímero.

Hace veinte años se llevaba un estilo y dentro de cuatro años saldrá de nuevo a la luz.

Lo malo de esta época es que todo dura poco y que ensucia mucho.

Según el blog Slow Fashion Next, algunas marcas han reaccionado  ante este hecho y decidido hacer ropa con materiales de prendas que no se utilizan, así no daña tanto el ecosistema y es posible ahorrar.

Diseñadores como Daniel Silverstein apuestan por un mundo más ecológico. Además fue el primero que lanzó una colección completa a nivel mundial de ropa hecha con los restos de tela que quedaban en salas de corte.

Aunque Silverstein fue pionero en dar el paso en esta nueva forma de ver la moda con su marca, Zero Waste Daniel, le siguieron otras marcas como Trmtab. Esta última más bien se dedicó a reinventar los accesorios típicos como son los bolsos, diademas… lo más importante de esta marca es que trabajan para obtener los desechos de cuero de las instalaciones de producción en la India.

En el caso de la moda espacial, ya tuvo su gran “boom” cuando aquel astronauta estadounidense, más conocido como Neil Armstrong, pisó la Luna, cuenta la revista Modalia.

También hace hincapié en que el emprendedor de la gran tendencia de los 70, fue el diseñador André Courrèges, que presentó su colección “Space Age” en 1964. Era un estilo totalmente innovador para el mundo, pues ninguna prenda vista antes llevaba tanto brillo y colores fluorescentes. Los materiales que se utilizaron para esta forma de vestir también eran completamente novedosos, se trataba del plástico y el metal.

El problema de esta moda tan revolucionaria que nunca deja del todo el mercado textil, es que a parte de ser una vestimenta para ocasiones especiales -navidad, galas…- deja de ser útil en cuanto pasa de moda y llega a vertederos sin poder ser aprovechada para ningún otro beneficio. Además hay que tener en cuenta que el plástico es el gran enemigo del ecosistema.

La moda, no es solo ropa. La moda es estar a la última y hoy día lo más explosivo que existe es cuidar tu estilo y cuidar el mundo que te lo ofrece.