El Sevilla quiere romper la maldición turca

0
224

Ya está todo listo para la tercera jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League que enfrentará al Sevilla F.C y el Akhisarspor en el Ramón Sánchez Pizjuán. Esta misma mañana el equipo sevillano se entrenaba sobre el verde del estadio con Pablo Machín como mandatario.

El cuadro hispalense no guarda buenos recuerdos a lo largo de la historia del club cuando se trata de duelos ante equipos turcos. El primero de ellos se remonta en el año 1970, cuando un enfrentamiento ante el Eskiserhirspor en la Copa de Feria dejó al equipo nervionense fuera de la competición continental. 38 años después y en la temporada 2008 bajo las órdenes de Manolo Jiménez como entrenador, los andaluces cayeron eliminados en octavos de la final de la Champions League ante el Fenerbahçe. Una tanda de penaltis sentenció a los jugadores rojiblancos de pasar a la siguiente ronda. Los sevillistas aún recuerdan el golpe tan duro les dejó fuera de estar entre los cuatro mejores de Europa.

Pero esta vez vienen con ganas y quieren acabar con la maldición turca. A pesar de la última derrota liguera ante el Barça, el Sevilla FC ha conseguido posicionarse en lo más alto de la tabla durante varias jornadas. Cabe destacar que el técnico rojiblanco se guarda un as en la manga y asegura: habrá cambios porque creo que hay gente que se merece la oportunidad.

El equipo está acostumbrado a jugar en esta bonita competición que enfrenta a cuadros europeos. Tanto es así que se le conoce como pentacampeón de la Europa League, siendo las tres últimas consecutivas con Unay Emery. Muchos jugadores que lo vivieron en primera persona como Sergio Escudero, Daniel Carriço, Éver Banega continúan formando parte del club sevillano.

Con los ojos puestos en el partido mañana, el Akhisarspor no pasa un buen momento en el inicio de temporada, ya que han conseguido una sola victoria, dos empates y seis derrotas. Pero con los equipos turcos, nunca se sabe. Mañana a las 21:00 horas el Pizjuán rugirá para animar al equipo a romper el maleficio.