Rubi coge aire en una semana decisiva

0
48
Vinicius en uno de los últimos remates del encuentro. Foto vía: El País

El Real Betis afronta la primera semana de noviembre con una importante subida de moral y con el derbi ante el Sevilla a la vuelta de la esquina. El cuadro de Rubi salió reforzado tras los encuentros ante Celta de Vigo y Real Madrid, en los que consiguió cuatro puntos de seis posibles. Ya la victoria en los últimos minutos ante el Celta con el gol de Fekir, supuso un balón de oxígeno para los verdiblancos.

A la victoria ante los vigueses, hay que sumarle un valiosísimo punto en el Bernabéu en que la defensa de cinco volvió a escena con buen resultado. Consistencia y empaque son algunas de las virtudes que obtiene este equipo con este sistema. El derbi será una prueba de fuego en el que se pondrá ver si de verdad ha mejorado el cuadro de la Palmera o si finalmente, ha sido un mero espejismo.

En el Bernabéu coincidieron los cinco centrales sobre el verde

El cuadro de la Palmera volvió a utilizar la defensa de cinco en un escenario que invitaba cuanto menos a reforzarse en defensa. Rubi ajustó la defensa y volvió a los famosos tres centrales con dos carrileros. Mandi, Sidnei, Feddal y Bartra disputaron los 90 minutos en un encuentro bastante completo de los verdiblancos. El catalán actúo de pivote defensivo ante las numerosas bajas que había, y parece asentarse tras los encuentros ante Celta y el propio Real Madrid.

No ha sido hasta la jornada 12 cuando el entrenador catalán ha situado la siempre cuestionada defensa de cinco. Una defensa que ya implantó Victor Sánchez del Amo ante los numerosos goles que encajaban los béticos. Setién también utilizó esta variante táctica en su primera temporada en Heliópolis, cuando los verdiblancos llegaron a encajar 44 goles en 21 jornadas. La defensa de cinco resultó tan beneficiosa para los intereses verdiblancos que acabaron en puestos europeos.