Opinión: Si no puedes con tu enemigo, elimínalo

0
56

Que me digan a mí que con diálogo todo se soluciona es lo mismo que decirle a un niño que hay que cruzar por el paso de peatones cogidos de la mano. Inútil. Básicamente es inútil porque a día de hoy, no he visto ningún diálogo en este país que haya servido para solucionar las cosas. Bueno, en realidad sí que han servido para algo. Para que las injusticias sean más grandes aún.

Querido lector, este artículo que lees aquí está ubicado en la sección de opinión asi que si vas a enfadarte por las cosas que vas a leer, no lo pagues con quien tienes al lado. Si la vida no te va bien, no la pagues con quien tienes al lado. Si te han echado del trabajo, no la pagues con tu jefe. Si te ha dejado tu pareja, no la pagues con él/ella. 

Sí, la guerra entre taxistas y VTC tiene mucho, muchísimo que ver con las palabras que acabas de leer. ¿Por qué?

Veamos, el servicio del taxi lleva usándose… ¿cuánto? ¿120 años? Ojo, es una aproximación. Bien, desde entonces la sociedad ha considerado utilizar este servicio siempre que lo ha requerido por la sencilla razón de que no había otras alternativas. Bien, sí, había otras alternativas como tren, coches propios etc., pero yo me refiero a otras alternativas. Yo me refiero a que si una persona quería desplazarse de un lado de la ciudad a otro y no tenía vehículo propio, dependía de un taxi o autobús. Ya nos entendemos mejor. Hoy, si tenemos esas alternativas. ¿VTC? ¿Eso que es? Quizá querido lector, te suenen las palabras CABIFY y UBER. O quizá no. Si es así, yo te explico ahora mismo qué son.

Hace alrededor de dos años, sí dos, en 2016, llegan a España CABIFY y UBER (vehículos VTC), dos empresas que tienen como propósito cumplir la función que brevemente te he mencionado hace unos segundos. Movilizar a las personas que lo requieran dentro de la ciudad. Exacto sí, como lo lleva haciendo tantísimos años el servicio del taxi. Pero querido lector, no todo queda aquí.

A pesar de ser servicios similares, el sector del taxi se ha encabezonado en que estos (los vehículos VTC), deben  desaparecer. Sí. Tal cual. Desaparecer para que ellos, los taxistas, tengan la garantía de poder tener el máximo de clientes posibles. Bueno, he de decirte querido lector, que no todo es tan malo. Los taxistas ofrecieron un acuerdo (hará cosa de dos días) en el que dejaban que los VTC siguiesen trabajando a cambio de unas normas. ¿Quieres saber algunas de las condiciones?

Aunque bueno espera, primero creo que deberías saber cuales son los servicios más generales que puedo decirte de cada uno de estos dos sectores enfrentados y más tarde, te cuento las condiciones.

El servicio de los taxistas debes solicitarlo a mano alzada en plena calle, siempre y cuando tengas suerte de que el coche que has visto, tenga el cartel de que está libre sino, deberás esperar al siguiente que aparezca por allí. También tienes la posibilidad de contratar un taxi por teléfono o mediante una aplicación que han desarrollado no hace mucho tiempo. Esta aplicación, permite que contrates los servicios de un taxi y sí, te facilita entorno a cuánto puede valerte el viaje que quieres hacer. Una vez tengas el coche, te subirás y casualmente, verás una pantalla en la que aparece que ya llevas de precio por pagar un euro aproximadamente. Y no, aún no ha arrancado el coche cuando veas esa pantalla. El trayecto se te hará inmensamente largo pues, si caes en hora punta, el tráfico y los semáforos harán que el taxi disminuya velocidad y la pantalla que te dije antes, irá aumentando el precio por segundos. Si quieres, puedes ir hablando por teléfono durante tu viaje porque lo que se dice conversación con el conductor, no vas a tener. Ojo de nuevo lector, esto último no sucede así en todos los taxis. Hay de todo, como siempre. Cada taxista que te encuentres irá vestido de una manera. Esto no quiere decir que su profesionalidad dependa de su aspecto físico eh, pero ahí lo dejamos. Has llegado a tu destino y cuando te bajas, piensas en la cantidad de cosas que se pueden hacer con el importe que has tenido que dejarle a ese hombre o mujer que, honradamente, está haciendo su trabajo. Llevarte a las direcciones que el cliente desee. ¡Pero qué direcciones!

Te voy a contar ahora, cuales son los servicios que te ofrecen estas nuevas empresas llamadas VTC. Querido lector, descárgate la aplicación de UBER o CABIFY. Tú eliges. Ahora, solo tendrás que introducir el origen y el destino que quieras y automáticamente, sabrás el importe de tu viaje. Así, sin más. Al contratar el viaje, aparecerá en la pantalla de tu móvil un mapa de tu localización en la que podrás ver cómo se llama el conductor que te recogerá, el tipo y modelo de coche en el que irás y un número de teléfono por si quieres concretar mejor el lugar de recogida. Además, tienes toda la tranquilidad del mundo al saber que aunque haya retenciones de una hora, el importe de tu viaje no variará. Acomódate porque tu viaje va a ser espectacular. Dispones de botellas de agua en las puertas del coche para su uso propio. Verás que todos los conductores de estas empresas van con una vestimenta igual para todos. (Lo más lógico si estamos en nuestro trabajo). El conductor atenderá en cualquier momento todos los servicios que desees. Te preguntará qué música quieres escuchar durante el trayecto o querrá saber si la temperatura del coche es la adecuada. No querido lector. No sucede solo en las películas. Es la vida real desde hace dos años.

Bien, como lo prometido es deuda, ahora quiero que sepas cuales son algunas de las condiciones que el sector del taxi, ha ofrecido a estas empresas para que puedan seguir ofreciendo sus servicios:

1.- Deben de estar estacionados en parkings subterráneos. No pueden ocupar parte de las zonas visibles. 

2.- La persona que quiera solicitar sus servicios, deberá de hacerlo como mínimo, 15 mínutos antes de la hora de su recogida.

3.- No pueden estar dando vueltas por las calles para estar más cerca de los clientes.

4.- La duración máxima de los trayectos no puede superar los 5 minutos.

Y ahora querido lector, quiero preguntarte una cosa. ¿Cuántas tiendas de moda puede haber solo en Barcelona? ¿100? Sé que son más pero bueno, la aproximación puede servirnos. Y, ¿todas esas tiendas de moda, crees que pertenecerán a una misma línea? ¿A un mismo grupo? ¿Crees tú, querido lector, que el director de una de esas tiendas va a imponer unas condiciones estrictas al director de la tienda que tiene enfrente para que la tienda pueda seguir abierta?