Opinión: Salvad al soldado GH

Telecinco se limita a echar la culpa a Antena 3 tras el caso de violación en Gran Hermano.
0
94
La vida de 'Gran Hermano' se agota mientras Telecinco intenta salvar su joya de la corona. Foto: La Gaceta de Salamanca

Telecinco intenta salvar a la desesperada su joya de la corona, ‘Gran Hermano’. Intenta echarle a Antena 3 las culpas de una actuación suya. Cualquiera podría pensar que son el niño roto que jamás ha roto un plato. Pero ahora no han roto el plato, han roto la cubertería.

Parece indignante que en un programa que emites haya una violación, que actúes mal, que obligues a la víctima a revivir el momento de la violación, que casi lo conviertas en un plato más del show, que la encierres en un hotel durante cuatro días aislada de un entorno que necesita como el respirar, que la despaches como un concursante más, un »producto» que se agotó, que solo te preocupes por su estado cuando tu programa corra peligro y que, como guinda al pastel, acuses a otra cadena de desprestigiarte. No es un desprestigio, fue una violación.

Creía que había aprendido Telecinco. Creía que tras el »caso La Noria» no iban a volver a caer en el error. Pero han caído. La pena llega tarde, pero llega. Probablemente, ‘Gran Hermano’ no conozca el 2020. La vida en directo se les escapó de las manos. Si quieres que tu audiencia expulse al concursante, hoy a Telecinco le tocará ver como expulsan al programa.

No sé si hay arrepentimiento en las palabras escritas a máquina, publicadas en un comunicado. Pero el arrepentimiento ya es tarde, la violación ocurrió y ahora será la justicia quien hable. Quiero creer que había un protocolo, imagino que lo había, pero hubo situaciones intolerables.

Sí creo que Telecinco cae, tropieza en la piedra, de salvar al soldado GH. Ya solo es un herido de muerte, que espera su trágico final recordando sus días de gloria. Gran Hermano tiene poca vida en directo que ver, porque cuando el anunciante te deja de lado, la vida televisiva acaba. No se trata de audiencia, se trata de ingresos. Agoniza ‘Gran Hermano’ y escarmienta Telecinco. No era una guerra de cadenas, era una violación.