Niebla del Toro: «Sevilla es una ciudad a la que le encanta demostrar»

0
82

Mario Niebla del Toro Carrión es un empresario con múltiples facetas profesionales.  Licenciado en Periodismo, es director de la revista Escaparate, antiguo RRPP del Hotel Alfonso XIII y más recientemente del SICAB, profesor de etiqueta y muchas cosas más. Pero sobre todo, Mario Niebla es un sevillano de pies a cabeza.

En esta entrevista nos hablará sobre su trabajo y nos recomendará bares y lugares emblemáticos de Sevilla.

-Me has contado de qué va tu revista, Escaparate. En otras entrevistas que has concedido he leído que sus inicios se relacionan de alguna forma con la Duquesa de Alba, con quien mantenías una gran amistad. Tengo curiosidad por saber cómo fue ese primer encuentro.

Mario: Tuve la suerte de conocer a Cayetana en el 2005, en el Palacio de Dueñas. Me tomé la libertad de escribirle una carta y dársela al portero. Decía que quería ser recibido por la señora duquesa, porque estaba creando mi revista, y quería que fuera mi primera entrevistada. Luego resultó ser la cuarta.

Al final no dudó ni un minuto en atenderme, y como su generosidad siempre ha sido una seña de identidad de su persona, con gran generosidad me atendió sin ser yo nadie, en Dueñas. Y a partir de ahí nació un vínculo no escrito. Siempre que yo la necesitaba, la llamaba, y siempre conté con ella.

-Siguiendo con el hilo de Escaparate… ¿Cómo decidiste que querías que fuera “la revista social del sur de España”? Su temática podría haber sido cualquier otra.

Mario: Escaparate vino a cubrir un nicho de mercado que había, porque en Sevilla y en Andalucía Occidental no había revistas de vida social. Había revistas -algunas que han desaparecido y otras continúan; pero desgraciadamente la minoría- de contenidos relacionados con el entretenimiento: motor, gastronomía, urbanismo… De disciplinas muy dispares. Pero no había ninguna especializada en la vida social, cuando en Andalucía siempre ha tenido bastante éxito ese tema.

De hecho, los principales periódicos de Andalucía tenían una sección dedicada a la sociedad. Más que al evento de turno, a la gente que asistía. Yo siempre digo que nuestra revista no es una revista de moda, porque lo que cubre y nos interesa no es lo que pasa en lo alto de la pasarela; sino los que están sentados debajo.

Entonces, yo creo que el secreto del éxito de Escaparate fue hacerle un traje a medida a Sevilla, que es una ciudad que vive muy de puertas para afuera. Le gusta verse y que la vean. Una ciudad a la que le encanta “demostrar”, digámoslo así, y bueno… Escaparate es esa revista para el público al que le gusta formar parte de la vida activa. Que no es solo por figurar, como alguna gente asume…

-Que no es por postureo, vamos.

Mario: No es por postureo. Es porque esa gente (sobre la que habla Escaparate) son realmente fuerzas vivas de Sevilla. No todas las personas importante son esa gente que todo el mundo conoce indiscutiblemente. No hay que ser el Presidente de la Cámara de Comercio, el de Pineda, el  del Sevilla FC o el de ABC para ser importante en esta ciudad. En Escaparate sale todo el mundo que forme parte de esa vida social. Y en esta ciudad hay diariamente muchos eventos con mucha gente que participa de forma activa. Cuando es un evento solidario cada uno pone su cubierto; cuando es una zambomba benéfica, colaboran con la firma de turno… Esa gente también tenía que tener su protagonismo.

-¿Celebráis algunos de esos eventos en el Hotel Alfonso XIII?

Mario: Sí. Durante dos años y medio fui el RRPP de este hotel. Tuve la suerte ser el embajador (como dice el director) en Sevilla del Hotel Alfonso XIII. Mi trabajo era atraer al público local, no al internacional, para que los sevillanos volvieran a su hotel como antiguamente. En Sevilla antes se hacía mucha vida en los hoteles: se merendaba, se hacían reuniones… Y eso es lo que yo pretendí durante dos años y medio, y para ello preparamos con la dirección de Starwood Hotels, la cadena, un programa bastante completo donde tocábamos el mundo del toro, la gastronomía, la moda, el mundo folklórico… ¡todo!, todas las vertientes donde creíamos que podría haber un buen gancho, las tocamos. 

-Tengo entendido que también celebráis en el Hotel Alfonso XIII los Premios Escaparate. ¿Podrías hablar de ello?

Los Premios Escaparate premian (valga la redundancia) a las personalidades que son aspiracionales, personas a las que aspiramos a parecernos .Y bueno, con motivo del aniversario de la revista, traemos a personalidades de toda España y es el momento en el que la revista deja de ser una revista autonómica para convertirse en una revista de ámbito nacional. El carisma y el perfil de los premiados que traemos son famosos nacionales. Y eso aparte de promocionar la revista y para premiar la excelencia en una serie de categorías (la moda, la solidaridad, la cultura, el deporte…), nos sirve también para poner a Sevilla en el punto de mira de toda España. De hecho, los medios nacionales nos cuidan con bastante mimo y son los que vienen a cubrir el evento, dado que no ven a Escaparate como una competencia. Escaparate es, como yo digo, cabeza de ratón*: es Sevilla, es Andalucía.

*N/E: Del refrán “Más vale ser cabeza de ratón que cola de león”. Quiere decir que más vale ser líder en una comunidad pequeña que ser el último en otra mayor.

-Se nota mucho el amor que le profesas a esta ciudad. Pero, si tuvieras que recomendarle a alguien qué visitar, o incluso dónde comer… ¿qué le dirías?

Es una pregunta complicada. Simplificar Sevilla a un punto sería como resumirla demasiado a la baja. Aunque Sevilla tiene “un punto”… que se llama El Punto en Puerta Osario y que desapareció no hace mucho (risas).

Pero bueno… En realidad, Sevilla tiene muchos puntos. Está la Sevilla señorial de Los Remedios donde hay muy buenos restaurantes, muy buenas tiendas y muy buena gente; la Plaza de Cuba, que es un espectáculo… O el barrio del Porvenir, que también tiene un sabor y una solera brutal. Sevilla es la Sevilla de barrios: La Macarena, Triana, San Bernardo, Nervión…

Yo vivo en El Centro, y bueno, me encanta tomar el aperitivo en La Casa Morales, comer en El Rinconcillo la tortilla de jamón; me encanta la cerveza de La Fresquita en Mateos Gago, las papas aliñadas de Casablanca o el té de Alfonso XIII. ¡Qué decirte! Me encantan las vistas de la terraza del Hotel EME, el sonido de la fuente de la Plaza de la Virgen de los Reyes. Es que Sevilla no es solo un punto. Y en Sevilla es que se come bien en casi todos sitios.

La verdad es que sí¿Algún sitio en particular?

Mario: Mi restaurante favorito puede ser Oriza, que además hace cosa de cinco años lo cogió la familia del Conde de Aresti, y lo llevan de cine. Pero en Sevilla hay muchas tabernas, muchas tascas… por ejemplo está Trifón; la Casa Moreno, donde te comes la mejor chacina del mundo; las mejores croquetas de cola de toro de La Becerrita… Sevilla es mucho, ¡un poco de Sevilla es mucho!

-Sevilla es un lugar con mucho encanto. Lo cual me lleva a la siguiente cuestión. ¿A quién elegirías como embajador/a de esta ciudad?

Mario: Yo creo que a todos los camareros de Sevilla, que son al final nuestros auténticos representantes. Cuando llegan los turistas y se les acerca el camarero con la carta de tapas y precios y le dicen lo buena que es la paella o el pescado frito en el sitio… Al final esos son nuestros embajadores invisibles (aunque hay mucha gente que los percibe). En Sevilla hay muy buenos profesionales de la hostelería.

Si tuviéramos que centrarnos en una personalidad conocida por todos… pues quizá podría hablar de la Duquesa de Alba, que fue una gran embajadora de esta ciudad. O Vittorio&Luchino, que han llevado a la moda de Sevilla -que al fin y al cabo es algo hecho aquí, con un sabor muy de La Alfalfa- por todo el mundo.

Pero pienso más en lo embajadores anónimos: en el camarero, el cochero, el que vende las almendras…

-Como última cuestión y cambiando completamente de tercio, me gustaría preguntarte si tienes, como periodista, algún consejo para la próxima generación de profesionales de la información. ¡Ya sabes que la cosa está fatal!

Mario: La cosa siempre ha estado mala y siempre ha estado bien. Depende, sobre todo, de la perseverancia. O sea: no existe otro secreto para el éxito que no sea trabajo con trabajo. Como siempre digo: “a la suerte hay que empujarla como empuja el pico a la ensaladilla”. Hay que empujarla porque la suerte en raras ocasiones cae del cielo. Yo creo que una cosa muy importante a tener en cuenta para los que se quieren dedicar profesionalmente a la comunicación es la honestidad, en el sentido de que uno tiene que ser consciente de sus limitaciones y de sus puntos fuertes. De sus limitaciones, para no hacer el ridículo (aunque si se hace no pasa nada, porque somos jóvenes y podemos levantarnos tantas veces como queramos); pero sobre todo para saber los puntos fuertes que tenemos, en lo que brillamos, y potenciarlo y desarrollarlo para convertirnos en el nicho que encontremos en el mundo, en líderes.

Muchísimas gracias a Mario Niebla del Toro por haber concedido esta entrevista para Periódico EUSA. Desde la redacción le deseamos muchos éxitos en todos lo proyectos que se proponga.

Para quien quiera saber algo más sobre Mario o estar al tanto de su actividad profesional, aquí están sus cuentas de Twitter e Instagram, y la de su revista, Escaparate.