Los Spurs terminan imponiéndose en el partido inaugural de la NBA

0
53

Los actuales campeones de la liga, San Antonio Spurs, han inaugurado la temporada de la mejor manera posible, consiguiendo una apretada victoria por 101-100 ante unos Dallas Mavericks que a punto estuvieron de amargar la fiesta al equipo de Gregg Popovich.

El encuentro comenzó tras la ceremonia en la que jugadores, cuerpo técnico y directivos recibieron el anillo de campeón conseguido en las Finales de 2014, que terminaron con los Spurs arrasando a Miami Heat de forma notoria.

Un partido que abrió la temporada 2014-2015 en la NBA y en el que ambos equipos llegaron con bajas. En San Antonio, el brasileño Tiago Splitter y el reciente MVP de las Finales, Kawhi Leonard, no lograron recuperarse a tiempo de sus respectivas molestias, quedando descartados para este primer partido junto a un Patty Mills que se recupera de su operación de hombro. Por parte de los chicos de Rick Carlisle, la principal baja ha sido un Raymond Felton que está llamado a ocupar el puesto de base titular en estos nuevos Mavs que se han reforzado este verano con jugadores como Chandler Parsons, Jameer Nelson o un Tyson Chandler que vivirá su segunda etapa en la franquicia de Mark Cuban.

Tras un primer cuarto que finalizó con San Antonio venciendo por dos puntos (24-26), los Mavericks lograron antes de irse al descanso un parcial que los dejó con 53-45 a su favor con toda la segunda parte por disputarse.

Una segunda mitad que comenzó con los Spurs muy enchufados, ya que en apenas cinco minutos del tercer cuarto, el equipo de Popovich cosechó un parcial de 15-4 que los dejaba por delante en el marcador (57-60).

Al final del tercer cuarto, San Antonio mantenía su corta ventaja en el marcador (73-76), gracias a los 9 puntos cosechados por el argentino Manu Ginóbili en este tiempo.

Un Ginóbili que, no contento con ello, arrancó el último cuarto con un triple que parecía poner tierra de por medio en el marcador con el 73-79 que lucía en ese momento.

No iba a ser tan fácil, ya que los Mavs, con un Nowitzki inspirado en los minutos decisivos, lograron remontar el partido, poniéndose con 100-98 a su favor tras una canasta del alemán cuando apenas restaba un minuto para la conclusión del choque.

Momento entonces para un Tony Parker que acabó como el máximo anotador de su equipo, con un triple que levantó a todos de sus asientos. Un triple que ponía el definitivo 100-101 con el que finalizaría el encuentro. San Antonio concluyó el encuentro con un 50% de acierto en triples, lo que le permitió terminar venciendo a pesar de las 21 pérdidas de balón que cometió el equipo de Popovich.

Parker terminó con 23 puntos (4/4 en triples), bien secundado por Ginóbili (20 puntos, 6 asistencias) y un Tim Duncan (14 puntos 13 rebotes) que dominó bajo los tableros.

Por parte de Dallas los más destacados fueron Monta Ellis (26 puntos, 6 asistencias), al que acompañó un Dirk Nowitzki que no pudo evitar la primera derrota de su equipo a pesar de sus 18 puntos y 6 rebotes.