Los políticos también se tatúan

0
87

La política y el mundo del tatuaje no son dos universos tan alejados entre sí. Varios de nuestros representantes políticos cuentan con algún tatuaje que muchas veces representa una idea o un recuerdo, y otras simplemente se trata de un dibujo por gusto. Un dato curioso es que en 2015 un estudio de tatuajes en Canadá, lanzó por redes sociales un reto a los personajes de la política del país. El reto invitaba a los representantes a tatuarse las distintas promesas que aseguraban cumplir, reto que por cierto no obtuvo ningún participante. 

En el caso de España, hay numerosos ejemplos de políticos tatuados, aunque el ejemplo que más destaca es el de Cristina Cifuentes, la actual presidenta de la Comunidad de Madrid. En este caso, Cristina cuenta con cinco tatuajes en distintas zonas de su cuerpo, y son varias las ocasiones en las que los muestra en público sin ningún problema. Desde unas letras chinas en su muñeca, hasta algún tribal, flores, o incluso un sol y una estrella, Cifuentes es sin duda la política más moderna en este sentido. En segundo lugar, Elena Valenciano, ex número 1 del PSOE al Parlamento Europeo, lleva tatuado una mariposa en el hombro, tatuaje que se hizo junto a su hija. José María González Santos, alcade de Cádiz se lleva el premio a la originalidad, con un tatuaje en el antebrazo con las iniciales de su hijo, AK/KG, con la particularidad de que la tipografía es la misma que la de su grupo preferido, AC/DC. Y por último está Borja Sémper, presidente del PP de Gipuzkoa que luce en su brazo (aunque se lo deja ver en muy contadas ocasiones) la frase "Ha salido el sol".

Hoy en día muchos jóvenes tienen algún tatuaje. El abanico de posibilidades se ha ampliado de forma vertiginosa en los últimos años, habiendo multitud de estudios y salones dedicados exclusivamente a tatuar. Además, el mundo de los tatuajes ha cobrado un significado diferente al que tenía hace unos años, y aunque sigue siendo una traba a la hora por ejemplo de encontrar trabajo en ciertas áreas, se ha convertido en un símbolo social, una forma de arte o incluso algunos lo consideran una tendencia relacionada con la moda. Sin embargo, según ABC, el 60% de las personas que llevan un tatuaje, se arrepiente a los 5 años. El caso es que pocos acuden a un centro especializado a realizarse las pruebas convenientes y posteriormente a la eliminación del tatuaje en cuestión. Lo que queda claro, es que cada vez es más común ver a todo tipo de personas tatuadas, sin importad edad, estatus o profesión. 

More News