Los Hispanos, a tres pasos de revalidar su título mundial

0
26

Seis partidos y seis victorias. Números de campeón para Los Hispanos. La selección que dirige Manolo Cadenas ya está en los cuartos de final del Mundial de balonmano que se está disputando en Qatar. Tras una primera fase inmaculada a pesar de no haber mostrado su mejor versión en los primeros encuentros frente a Bielorrusia o Brasil, España logró desplegar en el momento de la verdad un gran juego tanto en defensa como en ataque y consiguió empequeñecer y someter a su antojo a la potencia africana. 

Desde el inicio del partido Túnez fue una marioneta en manos de Los Hispanos, que demostraron por qué son los actuales campeones del mundo. Viran Morros y Gedeón Guardiola se hacían fuertes en defensa y las paradas de Gonzalo Pérez de Vargas, que acabó con un 43% de acierto, corroboraban el gran partido de la selección española. En tan sólo treinta minutos de juego, el combinado de Cadenas dobló en el marcador a la siempre dura y agresiva selección tunecina, (18-9) al descanso. 

España se gustaba y corría al contraataque cuando podía. Todos sumaban y contribuían a agrandar poco a poco la diferencia, y sobre todo a desquiciar a los tunecinos, no sólo a los jugadores, sino también a los aficionados que se dieron cita en el pabellón Lusail Hall de Doha, que tuvieron que cambiar los ánimos por el silencio.

La segunda parte fue ya un mero trámite. El seleccionador español avisó al equipo en el descanso para que no bajara el ritmo del primer tiempo. Pero era imposible. El juego prodigioso del principio era imposible de repetir. Túnez subió el nivel y ambos equipos se fueron repartiendo los goles hasta el final del choque (28-20)

Con este triunfo España deja clara su candidatura a repetir el título conseguido hace dos años en el Palau Sant Jordi. El camino no va a ser fácil. En cuartos de final Los Hispanos se enfrentarán con el ganador del duelo entre Islandia y Dinamarca y en el posible enfrentamiento de semifinales podría esperar la Francia de Nikola Karabatic. Sin embargo, si la selección juega como lo está haciendo, se antoja difícil que alguien sea capaz de parar a este grupo