La Esperanza de Triana vuelve a su barrio

0
33

Durante la mañana de este sábado ha tenido lugar la misa estacional por el sexto centenario fundacional de la Hermandad de la Esperanza, un acto que se ha celebrado en el Altar del Jubileo de la Catedral de Sevilla y en el que se han reunido aproximadamente 4.000 personas, el máximo aforo permitido en el templo. La misa, que ha comenzado a las 11.00 horas, ha sido presidida por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, el cual ha transmitido a los hermanos y devotos presentes la importancia del acontecimiento y les ha recordado que "el fin último" de esta peregrinación a la catedral "debe ser el encuentro con Jesucristo".

Durante la homilía, Asenjo ha señalado que esta salida extraordinaria será "un acontecimiento de gracia" para la hermandad "si, además de la rememoración de un suceso histórico glorioso, que a todos nos llena de alegría, tiene también un marcado carácter espiritual que propicie la conversión de todos nosotros". 

Asimismo, ha destacado que este acontecimiento debe ser "una invitación a todos los cofrades a salir de la frivolidad, la tibieza, la mediocridad, el aburguesamiento espiritual y las apariencias inanes, y a restaurar la soberanía de Dios en vuestras vidas", argumentando que "en el momento presente, más que en épocas pasadas, la Iglesia en Sevilla necesita cofrades convertidos, cofrades espiritualmente vigorosos y conscientes del tesoro que poseen y de la misión que les incumbe".

Asenjo ha culminado la homilía haciendo referencia a la Virgen de la Esperanza y pidiéndole "que nos lleve de la mano al encuentro con el Señor, el primer valor que da sentido y esperanza a nuestra vida".

La eucaristía ha sido amenizada musicalmente por el Grupo de Cámara Santa Cecilia, el cual ha interpretado obras de Mozart, Bach, Albinoni y Haendel.Tras una hora y media, el acto ha finalizado con el cante de la Salve de la hermandad por parte de los hermanos y devotos.

A las 16.00 horas comenzará la procesión extraordinaria de regreso en la que el cortejo realizará su salida de la Catedral por la Puerta de San Miguel. Una vez en la calle, el palio se dirigirá hacia la Puerta de Arenal en busca de una de las paradas más esperadas de la jornada, su saludo a la Hermandad del Baratillo. Tras este emocionante momento, marchará hacia la calle Reyes Católicos para despedirse de Sevilla y adentrarse en su barrio, realizando su entrada en la Capilla de los Marineros sobre la 1.30 horas de la madrugada del domingo aproximadamente.

Centenares de autobuses han llegado este sábado a Sevilla desde diversos puntos de España para asistir a esta salida extraordinaria, previendo que nuevamente supere las expectativas como pasó el pasado jueves y se convierta en una de las procesiones más multitudinarias de la historia de la ciudad. Por ello, se ha coordinado un dispositivo especial para evitar aglomeraciones e incidentes, pudiéndose consultar posibles cortes de tráfico a través del Twitter de Emergencias Sevilla.

Triana ya está impaciente porque su madre vuelva a su capilla, pero antes tendrá que esperar a que Sevilla entera disfrute de ella durante esta espléndida tarde de sábado.