Hallados los cadáveres de Sandra Capitán, su hija y su actual pareja

El 16 de septiembre los medios de comunicación se hicieron eco de la desaparición de Sandra Capitán, una sevillana de 26 años embarazada de tres meses, y su hija pequeña Lucía.

La cerradura de la vivienda no estaba forzada, su coche se encontraba frente a la puerta del domicilio y su última conexión en la aplicación WhatsApp marca las 14:03 horas del mismo día que desaparecieron. Desde entonces, nadie ha vuelto a saber nada.

Antecedentes penales

La Policía también buscaba a la pareja actual de Sandra, Mehmet, un hombre de origen turco con antecedentes penales por narcotráfico. Mehmet está casado en Turquía con la hermana de uno de los grandes señores de la heroína en toda Europa, Urfi Cetinkaya, según informa ABC. La actual pareja de Sandra Capitán sería la mano derecha de Cetinkaya en España, y este habría ofrecido una gran cantidad de dinero a cambio de pistas sobre el paradero de su cuñado, según informan fuentes policiales.

La madrugada del lunes la Polícia ha hallado tres cadáveres en una sosa caústica, en una de las viviendas ubicadas en el número 168 de la calle Azofairón, del Barrio de Cerro Blanco en Dos Hermanas (Sevilla).

La declaración de una de las personas detenidas es la que habría dado la pista fundamental para conocer el lugar en el que se encontraban los cuerpos.

Ajuste de cuentas

Los cadáveres se encontraban bajo el suelo de la cocina de la vivienda de Dos Hermanas, en un pozo a dos metros de profundidad, y muy estrecho en el que habrían arrojado los cuerpos para poco después taparlos con hormigón, según informa el periódico EL MUNDO.

Durante toda la noche los efectivos de la Policía Nacional con ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME) han trabajado intensamente, con maquinaria especializada, hasta rescatar los cuerpos escondidos en el subsuelo.

Todo indica que Sandra Capitán, su hija y su actual pareja fueron asesinados instantes después de desaparecer, y, a continuación, los autores del asesinato enterraron los cuerpos en el suelo de la vivienda del Barrio de Cerro Blanco.

La causa principal que manejan los investigadores del Grupo de Homicidios es un ajuste de cuentas debido a la relación de la pareja de Sandra con la red de narcotraficantes internacionales.