El Note 7 le ‘explota’ a Samsung en las manos

El Note 7 ya es historia. El fabricante asiático ha anunciado que deja de comercializar su dispositivo estrella, debido a los problemas en la batería del Galaxy Note 7 que hacía que esta se incendiase y en algunos casos llegase a explotar.

El anuncio ha provocado una caída del 8% de la compañía en bolsa de Seúl. Por ahora el fabricante de móviles ha perdido unos 15.200 millones de dólares, lo que está haciendo que los inversores vendan sus acciones en compañía.

Según Samsung el Galaxy Note 7 era el “mejor smartphone” hecho por la firma coreana. Pero todo ha quedado en nada. Muchos especialistas veían demasiado pequeña la capacidad de la batería, sólo 3.500 mAh, por lo que se presumía de la necesidad de una batería externa para poder utilizar el dispositivo durante todo el día.

En la actualidad existen alternativas muy suculentas al Note 7. Lo más destacados son el OnePlus 3 que tiene unos descomunales 6 GB de RAM, Xiaomi Mi5S Plus con un precio muy asequible, 354 euros en AliExpress. Y por último el Sony Xperia Z5, una versión mejorada del afamado Z3 y que posee una cámara de 23 megapixeles.