¿El fin de la era Spurs?

Los San Antonio Spurs, el equipo más dominante de las últimas dos décadas, atraviesa su peor temporada desde que Gregg Popovich tomara las riendas como entrenador allá por 1996. Un balance de 6-13 ocupando la posición 13 en la Conferencia Oeste, solo por delante de Grizzlies y Warriors.

Durante las 23 temporadas en las que Popovich ha estado al frente de los texanos, ha construido una dinastía legendaria con Tim Duncan como pieza fundamental y Parker y Ginobili como escuderos, ganando 5 anillos en total entre 1999 y 2014.

No debemos tampoco obviar el papel de R. C. Buford Y sus famosos robos en el draft –habrá que estar atento a Keldon Johnson, elección 29 del último draft– robos imprescindibles ya que los de negro y plata solo han tenido tres picks de lotería desde que esta se creara en 1985, siendo el equipo que menos ha acudido a ella.

Pero las glorias parecen cosas del pasado con un equipo en el que ni las estrellas ni los jugadores de rol parecen estar funcionando. Dan fe de ello una racha de 8 derrotas consecutivas –la más larga con Pop de entrenador y del equipo desde 1989– y 10 derrotas en 11 partidos, solo rota con una victoria contra los Knicks. Además el equipo ha perdido sus últimos cinco choques en el AT&T Center.

Demar Derozan y Lamarcus Aldridge se unen para aportar 41 puntos por partido, aun así el dúo sigue sin cuajar por su falta de simbiosis en el juego. En particular, Aldridge está en su peor dato desde su año rookie en puntos y rebotes. Pese a este dato mantiene su rating ofensivo por cada 100 posesiones que se ve anulado por el peor rating defensivo de su carrera.

La defensa es también el gran problema de Derozan, también con el peor dato de rating defensivo de su carrera, igual que pérdidas de balón. Con él en pista, los Spurs son superados por 7,5 puntos. Todo esto queda amplificado por verse obligado a jugar como alero.

El resto de la rotación no parece ayudar mucho a un dúo que necesita permanentemente complementos defensivos y que aporten tiro de tres. Esto hace muy complicado la construcción de quintetos, que se ven permanentemente superados en transición y sin apenas lanzar triples, solo con Forbes y Patty Mills aportando desde el perímetro.

Los Spurs siguen siendo uno de los pocos equipos que no ha hecho la transición desde el tiro de dos hacia el triple, siendo Derozan el jugador que más tira de dos en toda la liga y Aldridge el séptimo. Incomprensiblemente Derozan está en mínimos de carrera en triples intentados, habiendo tirado solo 4 en 19 partidos y fallando todos. Como equipo, son el segundo en tiros de dos y el último en triples intentados y anotados.

Además el equipo Texano carece de base puro, ya que ni Dejounte Murray ni Derozan parecen cumplir el papel y acumulando una media de 5 perdidas por partido entre ambos y dejando al conjunto como cuarto que más balones pierde de la NBA con 13,7 por partido.

Esta visión catastrofista tiene un precedente en la temporada pasada, en la que San Antonio también tuvo un comienzo renqueante pero supo sobreponerse durante la temporada y acabar entrando en Playoffs y casi eliminando a Denver en la postemporada. Aún así los datos de este curso son incluso peores y ya se habla de reconstrucción, sobre todo centrada en torno a un posible traspaso de Derozan, apenas entrando en su segunda temporada con el equipo.

Sin duda habrá que estar atentos a los próximos partidos, que incluyen partidos duros como recibir a Clippers y Rockets en los próximos días.

Lejos queda ya el increíblemente asombroso dato aportado por el miembro del departamento de relaciones públicas de los Spurs Jordan Howestine, en el que, a término de la temporada pasada los Spurs solo habían permanecido con record negativo 65 días en los 22 años que Popovich había ejercido como técnico hasta ese momento. Una media de tres días al año. Como dato el siguiente equipo con menos días son los Houston Rockets con 1007.

Récord que ya se ha visto aumentado por 16 días en la presente campaña y que aumentará mínimo en 17 días más incluso si los Spurs ganan todos sus próximos partidos. Y muy probablemente sean más en la que puede ser la primera vez que Popovich no esté presente en Playoffs o que los Spurs acaben en negativo, algo que no ocurría desde la temporada en la que draftearon al ahora asistente Tim Duncan.