Dos muertos y siete detenidos en la operación policial de Saint-Denis

0
119

La policía francesa ha comenzado en la pasada madrugada –alrededor de las 4:20– una operación en el barrio de Saint-Denis para detener al cerebro de los atentados del pasado viernes en París.  Se creía que Abdelhamid Abaaud se encontraba en una vivienda de la zona junto con otras personas que podrían estar también relacionadas con el ataque terrorista. En total, siete personas han sido detenidas y dos han muerto, una mujer que ha hecho explotar un cinturón de explosivos que llevaba incorporado y un yihadista al que han alcanzado los tiros de la policía. Cinco agentes han resultado heridos.

De los siete detenidos, tres de ellos estaban escondidos en la casa y dos fueron arrestados al ser vistos intentando camuflarse entre los escombros. Los otros dos son, por una parte la persona que alquiló el piso a los yihadistas, y por otra parte una mujer de la que no se ha proporcionado información.

Al parecer, la vivienda en la que se ha realizado la operación está en la zona norte de París, no muy lejos del Estadio de Francia, en cuyas proximidades tuvieron lugar las tres explosiones del atentado. Durante la mañana, las dos líneas de metro que pasan por la zona se han cortado y los colegios permanecerán cerrados durante el día de hoy. Se ha pedido a los vecinos del lugar que no salgan de sus casas hasta que la alerta finalice.

El objetivo de la redada era capturar al líder responsable de los atentados del 13 de noviembre, Abdelhamid Abaaud, de 28 años y origen marroquí. Sin embargo, las fuentes policiales han confirmado que el terrorista no se encontraba en la vivienda. Actualmente, se cree que podría haber huido a Siria. Durante toda su vida vivió en el barrio belga de Molenbeek, donde en el día de ayer se detuvo a una persona que podría estar relacionada con el ataque del pasado viernes. La policía del país piensa que esta barriada podría ser un foco de captación de yihadistas.

Por otra parte, dos aviones de la aerolínea Air France que viajaban desde Estados Unidos con destino París han sido desviados por recibir amenazas anónimas poco después de despegar. Uno de ellos lo hizo desde la capital, Washington, ciudad sobre la que recientemente se ha especulado que podría ser la siguiente atacada por Estado Islámico, y el otro desde Los Ángeles. El primero ha tenido que realizar el aterrizaje de emergencia en Canadá y el segundo en Salt Lake City.