Opinión: En Sevilla se talan árboles para plantar veladores

Pablo Gañán, portavoz y presidente de la Asociación Víctimas del Turismo conversa con nosotros sobre la polémica no-implantación de la tasa turística en Sevilla, regulación de los veladores que inundan nuestras calle, así como los ataques vandálicos que están sufriendo lugares señeros de la capital hispalense
0
387
Candados donde se guardan las llaves de los pisos turísticos / Foto: Diario de Sevilla

Comparte la noticia

Para muchos españoles, nuestro país bajo la gestión de Pedro Sánchez se ha vendido por ‘7 votos’, esa es la explicación que le da un sector de la sociedad a la concesión de la famosa Amnistía a los instigadores del Procés y las revueltas del 1-octubre en Cataluña. Si esto se ha considerado una venta o un expolio, me gustaría que pensáramos en torno a la cuestión del turismo y como la puesta en práctica de su comercio pone en tela de juicio la idiosincrasia de las capitales, pueblos o provincias a gusto del visitante y que por momentos y no todos, pasan a ser ángeles destructores.

Con más de 3,4 millones de turistas en 2022, Sevilla se convirtió en la tercera ciudad española más visitada el pasado año, esto es un dato que este año y casi en navidad, la capital hispalense seguro superará. Ahora vienen los Grammy Latinos que por primera vez dejan los Estados Unidos para viajar a Europa, concretamente hacia la Plaza de España. Si a este evento, le sumamos feria, vacaciones estivales, feria, semana santa, conciertos, festivales…etc. La ciudad se disfraza de bufón de la corte al adoptar la forma de parque temático. Todo ello, se encumbra debajo del  20 %  que supuso el turismo para el PIB de la capital, según la Junta de Andalucía. 

Pocas reacciones hay en contra del status quo. Una de las últimas ha sido contra las celebraciones de despedidas de soltero en Sevilla. Cada vez son más los  grupos disfrazados, con charangas y altavoces, para despedir la soltería de un o una  por las calles del centro de Sevilla. Especialmente los fines de semana y puentes festivos. Un tipo de turismo que causa y que actualmente sigue teniendo un  importante impacto en la vida de residentes y a los transeúntes, de ahí las numerosas quejas que se publican en las redes sociales.

Entretanto y para condensar lo que le está sucediendo a Sevilla he contactado con Pablo Gañán, portavoz y presidente de la Asociación Víctimas del Turismo, es decir, es el defensor de los derechos de los vecinos afectados por las empresas turísticas que se encuentran focalizadas en las zonas del casco antiguo de la ciudad: “Quienes mandan en Sevilla son los hosteleros, hoteleros y empresas turísticas. Noles interesa imponer la tasa turística porque no les conviene encarecer el producto. Porque para ellos, Sevilla es eso”, afirmó en la previa de la entrevista. El turismo supone el 20% del PIB de la capital hispalense.

Sobre la posible implantación de la tasa turística en la capital andaluza, Pablo fue muy directo: “Ya con Antonio Muñoz hubo un intento leve para su implantación, pero un organismo de representación de los hosteleros de Sevilla hizo presión y aceptaron esa pequeña tasa con la condición de que lo recaudado recayera en ellos para la mejora de sus propias infraestructuras. Esta posibilidad suponía un insulto para la inteligencia de los sevillanos. Por su parte, José Luis Sanz no se ha pronunciado, pero se intuye alguna acción de cara a la galería para justificar su campaña y asegurarse a ese electorado. En Sevilla es muy fuerte la oposición de los hosteleros. La ciudad está gobernada por ellos”.

Sobre la tala de los árboles que decoraban la Plaza de la Encarnación, Pablo apuntaba que: “Utilizaron como excusa la putrefacción de los árboles centenarios que allí había para plantar más veladores”. Últimamente, la capital hispalense está sufriendo ataques vandálicos a los monumentos que decoran sus calles, poniendo en peligro la salud del patrimonio que inunda la ciudad. La última fue, la Cruz de Santa Marta que apareció destrozada la madrugada del pasado 22 de octubre. Nuestro invitado se mostró enfurecido por el estado patrimonial de la ciudad: “Es lamentable y prueba una vez más que Sevilla está desprotegida. No tenemos informes que nos diga nada de los autores). Pero lo que es cierto es que nuestro patrimonio está abandonado. Nosotros en nuestro programa electoral siempre hay un punto en el que pedimos que se dediquen partidas presupuestarias a la protección del patrimonio”.

En relación a la responsabilidad de los posibles autores del acto: “La cruz estaba abandonada en una esquina y rodeada de pisos turísticos, donde nadie vigila eso. Evidentemente, si hacemos una evaluación de quien transita por allí frecuentemente el 95% son turistas, se podría presuponer que ha sido uno de ellos. Esto es una prueba más de que la ciudad está a merced de personas a las que el patrimonio de Sevilla les importa nada”. A esto hay que sumarle, otra cuestión importante, según Gañán: “También somos destino de eventos deportivos donde albergamos a ultras de todo tipo que provocan violencia y una de esas formas de violentar es atacar el patrimonio”.

Con respecto a la reducción de veladores que iba a llevar el nuevo alcalde de Sevilla, José Luis Sanz: “Me sorprende tu pregunta. No ha cambiado nada, todas las plazas están inundadas de veladores, todo es un parque temático para que el turista se pueda sentar: esta es la Sevilla quieren tener y lo que nos dicen es que: si no nos gusta, nos tenemos que ir del centro, este tipo de consignas son lanzadas por la propia hostelería sevillana. Esta es la Sevilla con la que colabora cualquier alcalde de cualquier signo político. Antonio Muñoz lo impulsó, Sanz no lo está quitando. No hay ningún cambio. 

Sobre el papel que cumplió la pandemia del Covid-19 en la proliferación de más veladores en la ciudad, Pablo valoró su importancia: “La excusa de todo esto era la pandemia para dar apoyo a la hostelería para dar manga ancha, y así obtuvieran más beneficios, y digo excusa porque ya pandemia no hay. Ahora ha vuelto a prorrogar la ordenanza con el objetivo de ganar tiempo y justificar jurídicamente la veladorización de forma estable y provisional. El fin de todo esto es no eliminar la invasión callejera de la hostelería y si, privar a los sevillanos de su propia ciudad”.

El ascenso y dominio del turismo y la ambición que despierta en los lobbies y empresas que se enriquecen ha destapado la preocupación de mucho de los ciudadanos, no sólo de Sevilla, si no de cualquier ciudad. Se sienten indefensos ante el imperio de la especulación económica, más propia de Estados Unidos, que de otra cosa.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte la noticia

Comments are closed.