Bottega Veneta, el camino hasta la cima del lujo

La icónica marca italiana está entre las firmas más top de la actual moda, pero ha tenido que luchar contra múltiples vicisitudes a lo largo de su historia
0
457
Vía Vogue Spain

Comparte la noticia

Son muchas las prendas y accesorios de esta firma que han causado sensación en las calles y pasarelas. No obstante, esta marca italiana, que destaca sobre todo por su elegancia, ha pasado por múltiples vicisitudes antes de su llegada a la cima de la moda. En la actualidad, Bottega Veneta centra sus productos en la confección del cuero, contando con artesanos expertos en la técnica italiana del intrecciato. Un proceso que consiste en entrelazar tiras de piel curtida formando trenzas, lo que aporta al tratamiento del cuero el aspecto original y mundialmente conocido como el icono de la casa Bottega Veneta.

La firma surge en 1966 en Veneto, una de las regiones más grande de Italia, de la mano de Michele Taddei y Renzo Zengiaro, quienes no cayeron en la tendencia de la época de ponerle sus nombres y apellidos a la marca. Sin embargo, los fundadores decidieron dejar la empresa a finales de los años 70’ y es Laura Taddei, exmujer de Michele Taddei, quien toma el mando de la firma acompañada de Vittorio Moltedo, su nuevo marido.

En estos momentos, la marca comenzó a impulsarse entre todas las grandes de la moda de aquel momento y surgió su famoso esloga: When your own initials are enough, lo que significa en español “Cuando tus propias iniciales son suficientes”. Esto hacía referencia a que Bottega Veneta no necesitaba plasmar sus iniciales, ni su logo en sus productos, pues quienes veían un producto de la marca elaborado con la técnica del intrecciato reconocían inmediatamente de qué marca se trataba.

Tras el éxito de la marca en los años 70 y 80, comenzó una crisis en la firma italiana, ya que la originalidad de los diseños de Bottega Veneta, y en especial su técnica del intrecciato, sufrió la fiebre del logo, añadiendo su logotipo a sus productos, perdiendo su esencia y, por el camino, su clientela. En este contexto, la también firma italiana Gucci decidió salvar a Bottega Veneta comprándola en 2001 y decide cambiar al director creativo con la intención de devolver completamente la identidad de la marca, es decir, el intrecciato y sus productos tratados con piel.

La ‘nueva’ Bottega

En la actualidad, Bottega Veneta es una de las firmas más lujosas y deseadas entre todos los amantes de la moda. El mundo influencer se ha sumado al fanatismo por la marca y son muchos ya los que lucen sus bolsos trenzados de piel. A pesar de que la piel curtida o cuero es la seña de identidad de la firma italiana, la apuesta por nuevas texturas y tejidos novedosos ha dado sus frutos,  especializándose también en el diseño de prendas minimalistas y de colores neutros, combinadas con los fabulosos y originales bolsos de la marca.

Recientemente, Bottega Veneta ha mostrado en su última pasarela en la Fashion Week de Milán que, además de bolsos, también es capaz de sacar todo tipo de prendas sin perder su seña de identidad, el cuero. Es allí donde se vio la capacidad de la marca para plasmar una idea diferente a lo habitual, optando por una fusión entre tejidos como la rafia, el satén, el punto y el cuero. El salto a una ‘nueva Bottega’ ha hecho que la marca esté convirtiéndose en el top de las firmas de lujo y superando a muchas veteranas en la moda artesana de alta costura.

Comparte la noticia

Comments are closed.