Opinión: Empate discreto en el derbi madrileño

Real Madrid y Atlético se reparten los puntos en un partido apático y sin ocasiones claras para ninguno de los dos equipos
0
382

Comparte la noticia

El Madrid se deja dos puntos y para algunos (media liga) en el derbi madrileño que tuvo pocas ocasiones para ninguno de los dos conjuntos. La primera parte estuvo llena de imprecisiones y las ausencias en el terreno de juego de jugadores que suelen tener más presencia, como por ejemplo, Carrasco que apenas desbordó o Griezmann, Vinicius tampoco encontró la pista libre para galopar y ser más determinante, en gran parte debido a la fortaleza defensiva del Atlético que salvo en el gol de cabeza de Álvaro no dejó hueco para que el Madrid pudiera sacar petróleo de las embestidas sobre todo por el carril izquierdo con Vinicius que no encontró a Benzema durante los 95 minutos de partido.

La nota negativa es la lesión de rodilla de Reinildo que abandonó el terreno de juego, tras apoyar mal en una acción con Valverde: cuando se le realicen las pruebas pertinentes se conocerá el alcance de la lesión que apunta a ser importante. En su lugar entró Josema Rodríguez quien marcaría el gol Atlético en un soberbio cabezazo que supera a Álvaro y Militao, aprovechando así el centro magnífico de Griezmann.

En todos los derbis siempre hay polémica, por una parte una mano dentro del área de Valverde en un rebote fortuito en su propia bota que quedó en nada y la expulsión (tonta) de Correa por roja directa tras golpear con el codo en el pecho a Rüdiger sin que estuviera el balón en juego; Gil Manzano no dudó en expulsar al argentino que dejaba con 10 en el minuto 64. Esta segunda parte fue más atractiva, más transiciones y ritmo sobre todo por parte del conjunto local que tras el gol visitante encontró de cabeza el empate gracias al cabezazo de Álvaro (la venganza es un plato que se sirve frío).

Tanto Simeone como Ancelotti movieron el banquillo con el propósito de darle más vida al partido. El italiano introdujo más control, potencia y velocidad con Modric, Camavinga y Tchouaméni en lugar de Kroos, Asensio y Ceballos que tuvieron un partido errático, además entraría en lugar de Nacho, Álvaro el goleador merengue y Lucas Vázquez por Carvajal para que el equipo tuviera más capacidad incisiva por las bandas. Por su parte, el argentino movió piezas con la entrada Morata, Witsel y Lemar para dar más verticalidad y abrir un poco el juego atlético que se mostró bastante incapaz de sorprender ofensivamente, por la soledad en ataque y la falta de ritmo en las decisiones que mejoraron en la segunda parte, pero que deja a ambos equipos con una sensación rara en un derbi con muy poca emoción.

Comparte la noticia

Comments are closed.