El poder del meme

Compartir fotos con textos irónicos desde el teléfono se ha convertido en una forma de burlarse de la vida cotidiana e interactuar con los demás. ¿Qué revelan los memes en la sociedad actual? Los expertos estudian sus mensajes, y los partidos políticos y los anunciantes prestan mucha atención a su potencial viral
Meme viral de la serie “Los Simpsons”

Los memes viven una época dorada en internet. Actualmente se han convertido en una nueva forma de comunicarse en las redes sociales.

El apogeo de los smartphones y la hiperconectividad han favorecido el surgimiento y multiplicación de estos contenidos en los medios sociales, convirtiéndose así en un código de comunicación nativo dentro de estas plataformas, tanto para la relación entre usuarios como entre las marcas.

La reacción habitual en quien recibe este tipo de contenido suele ser reenviar el mensaje a familiares y amigos para contagiarlos con su contenido. Algunos de los ejemplos son: los memes de Belén Esteban, los de Aquí no hay quien viva…Pero también hay memes del “Se queda” de Gerard Piqué, del gallo de Manel Navarro en Euro­visión.

Prueba de su interés es que desde 2011 el término meme ha sido más buscado en Google que Jesucristo, Obama o Messi. Pero, lo que es más importante, los memes se han infiltrado en el trabajo, los deportes o la escuela hasta que encuentran el éxito entre todo tipo de personas, independientemente de su edad, género o clase. Se han convertido sin duda en un nuevo lenguaje para comentar la realidad.

La palabra meme fue utilizada por primera vez en 1976 por el zoólogo Richard Dawkins en El gen egoísta (Salvat) para justificar que del mismo modo que los genes pasan de un ­cuerpo a otro, algunas ideas pueden saltar de cerebro en cerebro y propagarse como virus. 

De hecho, la razón por la que los memes han tenido éxito se debe a motivos mucho más simples: eran mensajes cortos y potentes que no pesaban mucho a la hora de enviarlo en las primeras conexiones a internet.

Con el tiempo han ido recogiendo las meteduras de pata de políticos, cotilleos de famosos, anécdotas, etc.

Además de revelar una cultura espontánea que no se aprende en la escuela, sino que se “contagia” a través de interacciones con otras personas, los memes se han adaptado con éxito a la falta de atención y distracción que trae consigo la era digital. Un buen meme es aquel que en pocos segundos se te mete dentro.

¿Qué es un meme?

Dentro del ámbito de los medios sociales se puede definir a un «meme» como una broma, chiste o contenido memorable que se extiende de forma viral a través de los canales que ofrece Internet, normalmente compuestos por una imagen simple acompañada por un texto o subtítulo contundente.

Este tipo de contenidos, por lo general, son creados y reversionados infinitas veces por los propios usuarios de las diferentes plataformas sociales, y aunque algunos trascienden en el tiempo reviviendo de vez en cuando, su ciclo de vida suele ser efímero marcado por un rápido auge en popularidad y multiplicación de imitaciones, seguido por un olvido casi instantáneo.

De ello puede dar fe María Guzmán, actual Community Manager del Festival de Cine Europeo de Sevilla, que asegura producir gran cantidad de memes a lo largo de un año. “Los memes pueden ser un arma de doble filo”, asegura. “Estoy a favor de su uso siempre y cuando este sea moderado, el tono de la cuenta lo permita y no ofenda a nuestros seguidores”, detalla María Guzmán.

Foto: María Guzmán en el Festival de cine de San Sebastián

Según Laura Mediel, profesora colaboradora de la asignatura de Marketing en redes sociales del Grado en Marketing e Investigación de Mercados de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), “estos tipos de contenidos son piezas gráficas que contienen bromas breves, fáciles de compartir, que generalmente toman recursos “prestados” de otras fuentes para modificarlos en clave de humor utilizando referencias culturales. Su uso está muy ligado al shitposting, la publicación de contenido de intencionada poca calidad gráfica, irónico, desenfadado y espontáneo, que ha invadido redes como Twitter. Fotomontajes, GIFs, stickers… Todo recurso es susceptible de ser utilizado en tono de comedia por los usuarios”.

Twitter es sin duda la red social principal por antonomasia de los memes. A día de hoy cualquier persona puede hacer un meme, pero que este se convierta en viral es completamente diferente. Suelen haber tendencias que al estar en el número uno de twitter son más probables que se hagan viral. 

Hay muchos tipos de memes. Sacados de realities, de películas, de series… Aunque siempre hay algunos que por muchos años que pasen, siguen estando al orden del día. Un claro ejemplo se puede encontrar en la serie que cumple 20 años este 2023, “Aquí no hay quien viva”. Hay numerosas cuentas sobre memes de la serie con más de 100 mil seguidores que día a día suben contenido como:

Gracias al poder de los memes, la serie se ha convertido en cultura popular española, conociéndola personas de todas las edades.

Según unas encuestas que hemos realizado a jóvenes a través de redes sociales, el 67% son usuarios de twitter y el 95% ven importante la existencia de memes en las redes, destacando que son una parte importante.

Entre los encuestados, hemos podido hablar con Daniel Martín, graduado en Traducción e Interpretación por la Universidad de Pablo de Olavide y actualmente estudiante del Máster de Comercio Internacional donde nos cuenta que “Twitter está diseñado para visualizar opiniones y contenidos multimedia de manera interactiva y fluida. En comparación con Instagram, Twitter le da más importancia a lo que los propios usuarios escriben. En Twitter el contenido fluye de manera directa, a diferencia de otras redes donde se da prioridad a la privacidad”, explica Daniel.

Foto: Daniel Martín

Por otro lado, Rosa Rodríguez, periodista y actual opositora cuenta que comenzó en Twitter hace muchos años, cuando aún no tenía tanto peso como actualmente. “Había presencia de memes en la red, pero no en tanta cantidad como ahora mismo. Lo bueno que tiene Twitter es que sabe separar lo serio de lo humorístico, aunque a algunos usuarios les cueste algún tiempo aprender de ello, ya que hay veces que se llegan a creer noticias falsas que se han difundido como meme. En ese aspecto como periodistas tenemos que tener cuidado”, afirma Rosa.

Foto: Rosa Rodriguez

Para muchos expertos, los memes se han convertido en una de las formas con más éxito para reclamar la atención de los demás, lo que ha motivado el interés de las empresas. 

Son muchas las empresas que se han lanzado con campañas publicitarias novedosas. En 2017 Burger King publicó una oferta de empleo en la que solicitaba repartidores de comida rápida. Muchas personas criticaron en redes sociales los requisitos que se pedían para el puesto de repartidor: estudios superiores, conocimiento de historia o geografía, aptitudes musicales…, que se volvió viral debido a las disparatadas condiciones. Ante las críticas de quienes creyeron encontrarse ante una oferta real, la empresa reconoció que se trataba de una campaña publicitaria disfrazada de meme.

En el anuncio, la empresa estadounidense explicaba en la letra pequeña que “esta oferta de empleo pertenece a la campaña Play for the Whopper”, pero costaba leerlo.

Promoción Burger King

Los memes son cada vez más utilizados por las marcas en sus redes sociales. Una forma de generar conversación e incentivar la interacción que busca conectar con sus públicos objetivos y aprovechar la razón principal por la que los usuarios tienen redes sociales: el entretenimiento.

“Esta tendencia ha provocado que muchas marcas cada vez sean “más humanas”, dejando de lado el carácter más corporativo de sus comunicaciones. En algunos casos, dando más protagonismo a la figura del community manager y, en otros casos, simplemente optando por ser un usuario más de la red, omitiendo mostrar aspectos más profesionales en las publicaciones que se realizan”, argumenta Laura Medel

En ocasiones, los memes también pueden ser fuente de desinformación. Un claro ejemplo es el meme del médico César Carballo. Desde el inicio de la pandemia de covid-19 intervino en múltiples medios de comunicación para evaluar la situación sanitaria en España. A raíz de sus apariciones públicas, los usuarios empezaron a crear memes alterando su cargo, en función del tema de actualidad. Algunos internautas incluso han compartido la plantilla para rellenar el cargo.

Vulcanólogo, girasólogo, arenólogo y camionero son algunos de la larga lista de los oficios asociados a la figura de Carballo en internet. Pese al tono humorístico de las publicaciones, algunos usuarios han recopilado varios de estos montajes para criticar a los medios de comunicación y acusarlos de engañar a la población, indignados por la supuesta manipulación de las cadenas de televisión. Por ello, algunas cuentas, tras compartir el meme, han tenido que aclarar que es falso.

Collage de memes que se ha creado tras las múltiples apariciones de César Carballo en televisión

En el último ejemplo viral, un canal de televisión habría presentado a este urgenciólogo del hospital madrileño Ramón y Cajal como un “arenólogo” después de que parte de la península ibérica quedara cubierta de polvo sahariano a mediados de marzo.

Según AFP Factual, agencia especializada en la verificación de la información y de  noticias falsas en todos los soportes, los primeros memes que se hicieron virales surgieron a raíz de su intervención en el programa de televisión Horizonte el 30 de septiembre de 2021. En dicha emisión, el urgenciólogo habló sobre los efectos respiratorios derivados de la erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla de La Palma. Un usuario alteró el subtítulo original del programa y puso “vulcanólogo”.

La misma captura de pantalla usada para presentarlo como “vulcanólogo” sirvió de base en marzo de 2022 para hacerlo pasar por “camionero”, durante una huelga de transportistas.

Cuando los fotomontajes de Carballo se difunden masivamente en las redes, una parte de los usuarios entiende la intencionalidad humorística del meme, pero hay otra parte que no sabe interpretar ese tono humorístico y que, realmente, se cree que esa persona es capaz de aparecer en medios con cuatro cargos distintos, señala AFP.

Sin duda, el meme es una de las herramientas más poderosas y efectivas para difundir desinformación y discurso de odio y, a pesar de su intención original, eventualmente puede degenerar en emociones que no tienen nada que ver con el humor, como el odio o la ira.

Pese a todo, estos se están convirtiendo en una nueva forma de comunicación.