La Sevilla desacralizada contada por dos jóvenes historiadores

Este recorrido de nueve espacios exconventuales por el casco histórico hace que conozcas y profundices más en el pasado de la capital hispalense
0
135
Manuel y Antonio iniciando la ruta en la Plaza de la Encarnación junto a un grupo de gente / Manuel Cortés.

Sevilla, capital de Andalucía y la cuarta ciudad más poblada de España. Un lugar maravilloso que visitar que cuenta con un gran patrimonio y con un casco antiguo muy extenso. Además, cuenta con tres monumentos que son declarados Patrimonio de la Humanidad: la Catedral, en la que se encuentra la Giralda, el Alcázar y el Archivo de Indias. Pero, no todo el encanto de esta ciudad sigue intacto. 

La capital hispalense cuenta con un abundante patrimonio histórico artístico ligado a construcciones religiosas. A simple vista, podemos observar que hay muchas iglesias o parroquias católicas, más concretamente, casi 125 según indica la página web de la Archidiócesis de Sevilla. Pero, a día de hoy, la mayoría de esos templos o conventos han desaparecido.

Muchos de ellos pasaron a manos de las administraciones públicas y fueron desamortizados y derribados para así, dar paso a nuevos lugares que son muy conocidos como la Plaza de la Encarnación o la Plaza de San Francisco. Muy poca gente conoce que esos espacios tan destacados fueron una cosa totalmente diferente a lo que actualmente son. Por ello, Manuel y Antonio, dos jóvenes historiadores y geógrafos, han creado una ruta de nueve espacios desacralizados exconventuales por el casco histórico en la que recorren los siguientes lugares: Convento de las Agustinas de la Encarnación, Casa Profesa de la Compañía de Jesús, Convento de los Agustinos de San Acacio, Colegio Jesuita de San Hermenegildo, Convento Casa Grande del Carmen Santa María del Carmen, Convento Casa Grande de la Merced Calzada, Convento de los Dominicos de San Pablo el Real, Convento de los Agustinos de Nuestra Señora del Pópulo y Convento Casa Grande de San Francisco.

Casa grande de San Francisco / Wikipedia.

Esta ruta surge “de un proyecto de investigación y grupo de trabajo para la asignatura de geografía del turismo en el que se nos pide que realicemos una temática libre con Contermapin para enfocarnos en un asunto libre de la ciudad que normalmente no tiene relevancia”, afirma Manuel. Además, “también se nos pidió que estuviera enfocado al turismo y que no solo quedara en un estudio geográfico de investigación por ello tiene un enfoque turístico”, añade el joven historiador. 

Para llegar a elaborar esta ruta, primeramente, Antonio y Manuel comenzaron descartando  lugares y haciendo un proceso de selección ya que hay entorno a cien templos solo dentro del casco histórico. “tuvimos que acotar y decidimos, primeramente, en iglesias desacralizadas del centro de Sevilla pero seguía habiendo una cantidad considerable así que terminamos cogiendo los espacios exconventuales”, destaca Manuel. Para desarrollarlo, contaron con la ayuda de su profesor de la geografía del turismo, Daniel Barreras y, además, han investigado bibliografías especializadas como la de Matilde Rojas.

Una vez realizado el trabajo y revisado, Manuel y Antonio decidieron poner en práctica su proyecto y, en colaboración de la Hermandad del Rosario de Gines, reunieron a una veintena personas de una cierta edad para recorrer las calles de Sevilla y descubrir su pasado. “Partimos desde la plaza de la Encarnación, paramos en calle Laraña, en concreto, en la facultad de bellas artes, nos desviamos a la calle sierpes, fuimos a la plaza de la Concordia y, la parte final de la excursión, fue por el barrio del Arenal y Plaza Nueva para dar el broche de oro”, comenta Manuel. 

Una veintena de gente escuchando la historia de la Plaza de la Concordia / Manuel Cortés.

“La experiencia fue muy buena, comenzamos entorno a las 10 y media de la mañana e hicimos un cuestionario antes y después de la ruta para nuestro estudio. Con eso y con algunas paradas técnicas, la ruta duró dos horas y media y la gente quedó muy contenta”, destaca este historiador y geógrafo.

Grupo de gente en la plaza del Museo/ Manuel Cortés.

Maria José, una de las personas que formó parte en esta ruta, confirma que “participar fue muy satisfactorio y, en general, salimos todos muy contentos ya que hemos podido conocer lo que hubo en el pasado y aprender más sobre la historia de nuestra ciudad”. Además, Maria José anima “a todas aquellas personas que son curiosas y les gustaría aprender más a que hagan esta ruta ya que es muy completa y, como ya he dicho antes, conoces lo que fue tu ciudad en el pasado”.

En Sevilla, hay diversos casos de conventos desacralizados y con historias y resultados muy diferentes. Iluminación, plazas, tranvía, árboles y muchas cosas más no hubieran sido posible sin que esos edificios no se hubieran derrumbado. Por eso, a Manuel le gustaría repetir la experiencia ya que “el turista extranjero foráneo o incluso nacional que no es de Sevilla a lo mejor no se interesa en profundizar demasiado en la historia y geografía de la ciudad pero, para el sevillano medio o persona que vive cerca de la capital, puede ser una oferta turística de la ciudad para conocer realidades pasadas y que pasan desapercibidas delante de nuestros ojos”.

El grupo de personas conociendo la historia de la Plaza de San Francisco / Manuel Cortés.

Además, a Manuel no le gustaría que esta propuesta de ruta se quedara solo en un simple trabajo de clase si no que pudiera “servir e integrarse en el mercado turístico de Sevilla porque, aunque haya que ir perfeccionándola, la hemos elaborado con el fin de mostrarla ya que es algo muy interesante”.