La ‘poleá’, la comida que pasó de ser un almuerzo a un postre

Es un dulce típico de otoño e invierno
0
309
La poleá servida en un plato con su cuchara

Antiguamente cuando no había recursos y los cultivos del campo daban para sobrevivir había una comida llamada ‘poleá’. Hace unos 80 años era un almuerzo, en cambio, ahora es un dulce. Se suele hacer cuando llegan los días fríos, es decir, en otoño e invierno.

Concepción Ruiz, lebrijana que ha nacido en el campo, ha explicado para EUSA NEWS “a veces lo hacíamos para comer porque no teníamos fortuna”. Poco a poco, este producto se fue convirtiendo en el dulce invernal. Isabel López, hija de Concepción y fanática de la cocina, ha comentado “yo recuerdo como mi madre nos hacía poleá, y ahora soy yo la que lo hace”. Por lo tanto, son recetas generacionales.

Para hacerla necesitamos los siguientes ingredientes: aceite, azúcar, matalauva, harina, pan, leche. López nos ha contado el proceso para conseguir una buena poleá.

Ingredientes para hacer una poleá

Primero, se parte el pan y se fríe quedando los llamados ‘coscorrones’. Luego se calienta -en otro bol- el aceite y se le añade un poco de sal y matalauva, y se fríe. Cuando se haga ese paso se echa la leche. En el mismo momento se incorpora la harina y se disuelve. De este modo tiene que quedar una “crema”. Por último, se le integra la azúcar.

Poleá en el último paso