Opinión: La Liga aún “huele a nueva” en Almería

El equipo goleó al Celta de Vigo en el partido que abrió la jornada sabatina de fútbol
0
487
La zona de Preferencia minutos antes del Almería-Celta. Imagen: Carlos Javier Lillo

Comparte la noticia

La Unión Deportiva Almería aún duda de sus capacidades. El regreso a la Primera División aún huele a nuevo en un equipo desmotivado hasta hace pocos años. El Power Horse Stadium, un terreno de juego patrocinado por una bebida de dudosa fama, es un hervidero cada dos semanas.

Cada gol es celebrado como una gesta épica, como un colosal triunfo. El estilo de juego elegido es la sorpresa. La primera parte rozó el despropósito, con balones que iban solos y jugadores que perdían la pelota sin un oponente cerca. La afición clamaba temiendo un desastre más, uno de tantos que asomaron a los rojiblancos al descenso, del que ya se han repuesto.

Pero, según quiere creer el autor de estas líneas, los jugadores aprendieron a jugar al fútbol en apenas quince minutos de descanso. La segunda parte fue de un dominio claro ante los vigueses, que volvieron a Galicia sin honor. Que fueran once contra diez algo ayudó.

Por seguir la línea cofrade que vivió la ciudad el sábado, el partido estuvo más cerca de ser una ‘penitencia’, aunque acabó en el ‘resucitado’, el del equipo que acabó ascendiendo gracias a un paso por la Segunda División donde se podía recorrer España de triunfo a triunfo sin pisar el suelo.

Las bufandas ondeando con los acordes del himno despidieron un nuevo fin de semana de fútbol al sur de España, con un triunfo que aleja el fantasma del descenso. Pobres fueron los escasos doce aficionados vigueses que recorrieron la península de punta a punta para volver con una ‘magna’ derrota a su casa. Partido de terror a las puertas de ‘Halloween’

Comparte la noticia

Comments are closed.